Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

CÁDIZ-ESPANYOL | LA ENTREVISTA

Arteaga: “Fue una casualidad que yo alzara la Copa del 2000”

Arteaga: “Fue una casualidad que yo alzara la Copa del 2000”

ALVARO RIVERO

DIARIO AS

Canterano del Cádiz y capitán del Espanyol en el primer título de Copa tras 60 años. Es Moisés Arteaga, quien mañana presenciará el debut perico en el Carranza.

¿Qué le parece este emparejamiento?

Es una casualidad porque hace muchos años estuve en los dos equipos, donde fue gran parte de mi carrera deportiva. Empecé mi carrera en el Cádiz y gané la Copa del Rey con el Espanyol. Mucha casualidad el cruce porque ha ocurrido pocas veces.

¿Lo siguió?

No, no seguí el sorteo, en el momento que sale por las redes sociales ya me entero, me espero a que se anuncie por ahí. En Twitter me entero al momento. Los aficionados me mandaban tuits preguntándome quién quería que gane, lo normal en estos casos.

Le traerá muchos recuerdos ver los dos escudos en el marcador.

La última vez que los dos equipos militaban en Segunda División coincidió con mi traspaso creo recordar, que ese año nos enfrentamos tanto en Carranza como en Sarriá. Fue un cruce de camisetas y de sentimientos para mí. Las cosas del fútbol.

¿Qué recuerda de su paso por el Cádiz?

Yo viví más bien el fútbol base del Cádiz porque llegué en juveniles y viví el crecimiento. A nivel profesional estuve tres temporadas en el Cádiz. Quizás tenga dos etapas en mi vida deportiva, primero la de formación en el Cádiz y luego el desarrollo profesional a nivel alto en el Espanyol.

Se dice que hay alguna anécdota con David Vidal en el despacho de Irigoyen antes de subir al primer equipo, ¿se puede contar algo?

Sí, claro, hay muchas anécdotas. Yo era asmático, lo he sido toda la vida y en aquella época no se veía que un deportista pudiera ser de élite con asma. Hoy día es algo habitual, tanto el asma como las alergias, pero en aquella época era raro. Irigoyen era un poco incrédulo con que llegara a ser futbolista de Primera. Vidal confiaba en mí y yo la enfermedad la fui desarrollando para mejor.

Debutó en La Condomina el 25 de junio de 1989, ¿se acuerda de aquel momento?

Me acuerdo perfectamente, me acuerdo de todo. Esas fechas son inolvidables. Nos estábamos jugando el descenso, último partido de liga, con el Murcia y en La Condomina. Viajé y debuté. Nos salvamos y el viaje de vuelta fue increíble, en autobús desde Murcia hasta Cádiz. Además, me llevé un sobrecito de la prima.

La famosa prima de Irigoyen…

Esa fue una anécdota que se contó en los medios de comunicación, Irigoyen se había llevado el maletín con el dinero y nos fue repartiendo la prima allí mismo en el autobús.

¿Con qué momento se queda de su etapa cadista?

Al ser un equipo modesto no tuvimos muchos momentos de éxito, pero me quedo con las permanencias. La del Málaga era todavía jugador del Cádiz B, pero la salvación en Figueres fue increíble con un recibimiento en Cádiz espectacular. La permanencia en Primera para un equipo como el Cádiz era como lograr un título.

Llegó a coincidir con Mágico González, ¿cómo fue compartir vestuario con él?

Me tocó la parte última de la carrera del Mago, que deportivamente no era su mejor momento, pero como era un gancho para el club y la afición lo mantenían. Los mejores momentos deportivamente hablando de Mágico los vivía como jugador de fútbol base, viendo partidos y entrenamientos. He disfrutado del Mago como compañero, pero poco. Era buen compañero, muy buena persona. Él se acuerda de mí perfectamente, me llama “flaco”.

Jugó en el partido de homenaje de este verano y además marcó un golazo.

El gol fue un poco suerte, además fue jugada trenzada por todo el equipo y también con él. Fue bonito.

¿Qué significó para usted jugar este partido?

Yo ya jugué uno en El Salvador, que fui con más compañeros. Se portaron muy bien con nosotros. Estar con el Mago en su país fue extraordinario y lo pasamos muy bien. Este partido se vivió intensamente, fue diferente porque han pasado muchos años, la gente estaba deseando que volviera. No se había hecho nunca. Ese día fue increíble, había más periodistas que cuando el Cádiz estaba en Primera División, para que veas la trascendencia. Nos reunimos muchos compañeros que hacía tiempo que no nos veíamos, así que estuvo muy bonito. Disfrutamos de la cena, nos fuimos a tomar unas copas con él. Fue un día muy bonito, la verdad.

En el 93 desciende el Cádiz a Segunda y llegan momentos complicados para ti antes de ser traspasado al Espanyol por 125 millones de pesetas.

Descendieron Cádiz y Espanyol. Se vendieron al Atleti a Kiko y Quevedo, yo también era uno de los que iba a salir, pero al final no se llegó a un acuerdo en principio con el Espanyol. Hice la pretemporada con el Cádiz con la idea de ser un equipo importante en Segunda. Al final de la pretemporada, el Espanyol siguió insistiendo porque Camacho me quería, estaba por medio, y me quería para el proyecto de Segunda. Al final se llegó a un acuerdo, yo estaba convocado en la primera jornada y avisaron de que no jugara porque estaba el traspaso hecho y si jugaba no podía traspasarme al estar en la misma categoría. Fue una tristeza porque ese año fue muy malo para el Cádiz y para el Espanyol fue muy bueno.

¿Cómo vivió este paso del Cádiz al Espanyol?

El último partido de liga fue en Sarriá contra el Cádiz, que ya estaba descendido a Segunda B. Les metimos cuatro y subíamos nosotros a Primera, y el contraste de ver al equipo de tu infancia en Segunda B y al futuro de mi carrera en Primera fue duro. Al terminar el partido fui al vestuario del Cádiz porque ahí estaban mis amigos. Fui a darles ánimos. Por un lado, estaba lamentando el descenso y por otro disfrutando el ascenso. Fue complicado para mí, un cúmulo de sensaciones muy raras, pero esta es la vida del deportista.

Llegó entonces su consolidación en Primera División.

Desde que llegué al Espanyol en esa temporada, que fue el año del ascenso, fueron muy buenos momentos. La etapa con Camacho fue muy positiva, me marcó mucho en su forma de ser y entrenar. Todo fue positivo en mi etapa de Espanyol. Nos clasificamos dos temporadas para la UEFA y la culminación con la Copa del Rey. Todo fue satisfactorio. Tuve una carrera dilatada con cosas importantes. Mis recuerdos con el Espanyol son muy positivos, todo fue bueno.

Para los que no sabemos cómo es levantar una Copa del Rey, ¿cómo fue y qué significó?

Pues fue una casualidad, porque ese año salieron del equipo gente veterana que estaba delante de mí y me quedé yo como más veterano, bueno, con más años en el Espanyol. Allí el capitán es quien más tiempo lleva en el club. Me quedé yo y me correspondía a mí. Ese año, casualmente, fuimos pasando eliminatorias, nos tocó el Madrid en semifinales, hicimos buenos partidos y nos metimos en la Final. Nos daba igual ganarla, el mérito de poder entrar en Europa al estar ya clasificados automáticamente por el Atleti era importante. Solo estar clasificados era enorme. Se dan las circunstancias y yo como capitán pues supe que la vida me daría esa oportunidad. Llegamos a la final, tuvimos la suerte y yo pensaba “joder (sic), que si ganamos me dan la Copa a mí”. Fue muy bonito porque el club llevaba unos 60 años sin ganarla. Se celebró por todo lo alto. Eso ha quedado marcado para la historia y me siento orgulloso de haber podido estar ahí.

Además, quedará para siempre el gol de Tamudo en aquella final.

Con las reglas de hoy no habría pasado, en aquella época sí se permitía. Raúl siempre ha sido un delantero muy espabilado, muy pillo y Toni no se dio cuenta. En el momento que botó la pelota metió la cabeza. Yo en el campo no lo vi porque iba volviendo, cuando me giré ya lo vi metiendo el gol. Fue algo tan rápido que ni lo vi.

Debe ser un orgullo tener una puerta con su nombre en Cornellà.

Con la empresa con la que trabajo estoy viajando mucho a Barcelona, he estado varias veces en el club también he jugado partidos de veteranos, y cada vez que voy noto que me tratan con mucho cariño. Noto que he dejado huella allí. Hace poco inauguramos la puerta, cada puerta lleva el nombre de un jugador y la mía pues es la 19. Presentamos la puerta, estuve con la afición un par de horas antes de un partido, me hicieron una entrega de premios en el palco y se portaron muy bien.

Es, además, uno de los jugadores con más partidos de la historia del club.

Un día me llegó por Twitter, que mucha gente que me sigue, la mayoría, es del Espanyol, y alguien publicó el listado con los jugadores con más partidos en la historia del Espanyol y estaba yo dentro del top 10. Un honor.

¿Sigue a Cádiz y Espanyol?

Claro, por supuesto. Hoy en día es muy fácil porque dan muchos partidos por televisión. Al Cádiz en directo lo he visto menos, igual que al Espanyol, más de lo mismo, a los dos los tengo más o menos controlados.

¿Cómo ve al Cádiz?

Álvaro lleva un ciclo de muchos años y eso cada vez se vuelve más difícil a nivel del entorno y en lo deportivo. Cuando un entrenador lleva muchos años en un club parece que la gente se cansa de verlo, tenemos una cultura diferente a la inglesa. Se le está complicando la situación y cuando la cosa no va bien todo son pulgas en el perro. Veo algunas carencias en puestos como el delantero centro y se está notando, pero la llegada de Jairo y Manu, que está que se sale, hace que el equipo dé un paso adelante. Esta semana se ha visto el cambio y ahora hay que aferrarse a ese cambio. Es un equipo muy modesto y Álvaro creo que sabe sacarle partido. El entorno cadista es muy exigente y hace que jugar en Carranza sea difícil. Requiere mucha presión y no todo el mundo sabe jugar con esa presión.

¿Y qué me dice del Espanyol?

El Espanyol tiene algo muy parecido, salvando las distancias. No ha hecho grandes fichajes a nivel de nombre. No tiene una gran plantilla en cuanto a nombres. Ha llegado Rubi, que ha dispuesto una forma de juego, una filosofía y los jugadores se han adaptado muy bien a ese sistema que pide el entrenador. Está saliendo todo de maravilla. La clave está en la sinergia y se están sacando partido. Hay jugadores como Borja que han cogido confianza, viene de Segunda, debuta en Primera y ha metido cinco goles en tres partidos. Dentro del equipo se ve que todo va funcionando porque hay confianza en el entrenador. No todo es tener un equipo de nombres, hay buenos jugadores. Está muy bien el Espanyol.

¿Va a ir mañana al partido?

Sí, iba a ir de todas maneras, pero el Cádiz ha tenido un detalle y me ha invitado al palco con parte de mi familia. Un detallazo por parte del Cádiz. Estaremos allí disfrutando o sufriendo, a ver qué pasa.

¿Se moja a la hora de decir un favorito?

Hombre, está claro que con el momento que tiene el Espanyol y el que tiene el Cádiz, la balanza ahora mismo está a favor del Espanyol. Está en un momento dulce, peleando por el liderato en Primera y va a ser complicado para el Cádiz, pero un equipo modesto como el Cádiz siempre se crece. No creo que se ponga fácil para el Espanyol. Va a ser complicado pero la balanza, en teoría, está para el Espanyol. No hay que tirar el partido, habrá que trabajar, luchar y tener la posibilidad de eliminar a un Primera.

LaLiga Santander

Clasificación PTS PG PE PP
4Atlético 19 5 4 1
5Espanyol 18 5 3 2
6Valladolid 16 4 4 2
Clasificación completa
Próximos partidos
Espanyol - Athletic L-05/11 21:00
Sevilla - Espanyol D-11/11 18:30
Espanyol - Girona D-25/11 18:30
Calendario

*Datos actualizados a fecha 31 de octubre de 2018

LaLiga 1,2,3

Clasificación PTS PG PE PP
18Real Zaragoza 11 2 5 4
19Cádiz 11 2 5 4
20Extremadura UD 9 2 3 6
Clasificación completa
Próximos partidos
Cádiz - Elche D-04/11 12:00
Cádiz - Reus S-10/11 16:00
Córdoba - Cádiz D-18/11 16:00
Calendario

*Datos actualizados a fecha 31 de octubre de 2018

0 Comentarios

Normas Mostrar