Competición
  • Tour Francia
  • Champions League
  • Europa League
Champions League
Viktoria Plzen Viktoria Plzen VIK

-

Olympiacos Olympiacos OLY

-

Saburtalo Saburtalo SAB

-

D. Zagreb D. Zagreb DZA

-

TNS TNS TNS

-

Copenhague Copenhague CPN

-

PSV PSV PSV

-

Basilea Basilea BSL

-

Sutjeska Sutjeska SUT

-

APOEL APOEL APO

-

Europa League
Ararat-Armenia Ararat-Armenia AAR

-

Lincoln Red Imps Lincoln Red Imps LRI

-

HB Torshavn HB Torshavn HBT

-

Linfield FC Linfield FC LFC

-

Shkendija Shkendija SKE

-

F91 Dudelange F91 Dudelange DUD

-

Sta. Coloma Sta. Coloma SANT

-

FC Astana FC Astana AST

-

Tre Penne Tre Penne TRE

-

Suduva Suduva SUD

-

REAL MADRID

Así es Antonio Conte: garra, táctica y triunfos

Tras una gran carrera como futbolista, fue el creador de la nueva racha de triunfos de la Juventus. Ganó tres ligas italianas, dos Supercopas de Italia, una Premier y una FA.

Lleva poco más de una década entrenando, pero Antonio Conte ya es, sin duda, uno de los entrenadores más cotizados y apreciados de la prestigiosa escuela italiana. El Real Madrid sería su tercer gran club tras la Juventus y el Chelsea, pero el técnico nacido en Lecce lleva siendo protagonista en el fútbol desde 1985. En su palmarés lucen tres ligas italianas, dos Supercopas de Italia, una Premier y una FA.

Un futbolista de éxito

Mediocampista de garra, quizás poco técnico, pero a menudo decisivo. Su estilo de juego, probablemente, habría sido perfecto para un equipo del Cholo Simeone: se partía el alma en la medular, pero no desdeñaba volcarse al ataque cuando podía, como demuestran los 46 goles que firmó en su 512 partidos como profesional. Sólo vistió dos camisetas, las de los equipos de sus amores: el Lecce, conjunto de su ciudad (del 1985 al 1991) y la Juve, donde militó hasta su retirada en 2004, viviendo una de las épocas más ganadoras en la historia de la Vecchia Signora. Ganó cinco scudetti, una Copa y cuatro Supercopas italianas, una Copa de la Uefa, una Champions, una Supercopa de Europa, y una Copa Intercontinental. Jugó, además, 20 partidos con Italia, con la que fue subcampeón del mundo en 1994 y de Europa en 2000.

El creador de la nueva Juve

Su carrera como entrenador empezó en 2005, y tras años de altibajos en Arezzo, Bari, Atalanta y Siena, fue elegido por Andrea Agnelli para levantar a su Juventus, que venía de años de humillaciones tras el escándalo Calciopoli, el descenso a la Serie B y siete temporadas sin títulos. Fue un éxito: ganó tres scudetti consecutivos y dos supercopas de Italia, hasta que, en julio de 2014, anunció su repentino adiós al club para acudir a la Nazionale. Durante su periplo con la Juve, fue sancionado durante cuatro meses en 2012 por el escándalo ‘calcioscommesse’, ya que fue acusado de ‘omisión de denuncia’ por el intento de amaño de dos partidos cuando era entrenador del Siena. En 2016, la fiscalía de Cremona pidió seis meses de cárcel por estos hechos, aunque finalmente fue absuelto por no haber cometido el delito.

Con la Azzurra también sorprendió: una selección que llegaba a la Euro 2016 casi sin ilusión, batió a Bélgica, eliminó a España y cayó en los cuartos de final ante Alemania, tras los penaltis. Dejó a la Nazionale tras la cita de Francia porque se había prometido al Chelsea, donde triunfó en la Premier nada más llegar. En su segundo curso con los Blues, a pesar del triunfo en la FA Cup, los problemas con la directiva y con los pesos pesados del vestuario llevaron a un sufrido divorcio, que se resolvió solo con la ayuda de los abogados.

Cómo juegan sus equipos

Lo habitual es hablar de los equipos de Conte como conjuntos volcados con su entrenador, que ponen la garra y el agonismo por delante de la técnica. Un ejemplo perfecto es la Italia capaz de eliminar a España en 2016. En parte es verdad, pero detrás de esos triunfos hay un enorme trabajo táctico, que evolucionó con el paso de los años. Eso sí, los laterales y los extremos siempre son fundamentales en su juego: en Bari y Siena utilizaba un descarado 4-2-4, que intentó llevar a Turín. No funcionó, y ahí apostó por el 3-5-2 que hizo nacer la BBC del Catenaccio (Bonucci, Barzagli, Chiellini) con el que construyó la mayoría de sus fortunas bianconere. En el Chelsea también utilizó una zaga de tres, aunque en un más ofensivo 3-4-2-1, con Hazard y Pedro (o Willian) detrás del punta. En Madrid, podría volver a sus orígenes o seguir evolucionando: no le faltaría material.