INGLATERRA

Abramovich, considerado una amenaza para la seguridad pública, según la policía suiza

Roman Abramovich, durante un partido del Chelsea en el palco de Stamford Bridge.

John Sibley

REUTERS

Así lo considera la policía suiza, que informó de "sospecha de lavado de dinero y presuntos contactos con organizaciones delictivas" por parte del propietario del Chelsea.

Roman Abramovich está en un brete. El propietario del Chelsea, según informa The Guardian, está siendo investigado por la policía federal suiza por "sospecha de lavado de dinero y presuntos contactos con organizaciones delictivas", según extrae un medio suizo de un informe policial cuando el ruso pidió permiso para trasladar su residencia. Abramovich y sus abogados intentaron por todos los medios que el asunto llegase a la prensa.

El foco mediático se posa sobre el magnate ruso tras perder una contienda legal de siete meses de duración contra el editor de Tamedia, empresa de medios de comunicación con sede en Zúrich, que publicó las razones por las que le negaron la residencia definitiva en Suiza después de que el grupo obtuviera detalles de una carta escrita por la policía, a la que la secretaría de migración estatal le pidió que diera su opinión sobre si el oligarca debería trasladar su residencia.

Abramovich, dueño y residente de una mansión valorada en 90 millones libras en el centro de Londres, quería trasladarse en 2016 a la exclusiva localidad de Verbier, en el cantón suizo de Valais. 

La policía planteó una serie de preocupaciones a la secretaría de migración. Según Tamedia, la policía informó que Abramovich era conocido por "sospechas de lavado de dinero y presuntos contactos con organizaciones delictivas", además de que había razones para creer que "los activos del solicitante son al menos parcialmente de origen ilegal".

El abogado de Abramovich, Daniel Glasl, ha salido al paso de las explosivas denuncias presentando una solicitud de corrección de los hechos a la policía federal, afirmando que planeaba presentar una denuncia penal contra quienquiera que publicara la información.

"Cualquier sugerencia de que el Sr. Abramovich ha estado involucrado en el lavado de dinero o tiene contactos con organizaciones delictivas es completamente falsa. El Sr. Abramovich nunca ha sido acusado de participar en el lavado de dinero y no tiene antecedentes penales. Nunca ha tenido, o se alega que tenga, conexiones con organizaciones delictivas ".

El cantón de Valais había aceptado en un principio la solicitud de Abramovich, con el argumento de que su perfil financiero lo convertiría en un "contribuyente interesante". Sin embargo, las autoridades a nivel federal parecen haber tumbado su plan. Por lo que, en junio de 2017, el ruso, que consiguió obtener la nacionalidad israelí, retiró su solicitud de residencia en Suiza.

En una declaración por escrito, su abogado agregó: "El señor Abramovich se ha sometido a numerosos controles exhaustivos de antecedentes por parte de gobiernos y socios comerciales a lo largo de los años y tales acusaciones infundadas nunca han sido un problema". 

Ahora mismo la incertidumbre planea sobre el Chelsea, que tenía intenciones de afrontar un ambicioso proyecto de remodelación del estadio que se ha visto obligado a parar. Incluso se rumorea que quiere vender el club.

0 Comentarios

Normas Mostrar