BAHÍA 2-1 BOTAFOGO

Bahía logra el triunfo, pero Botafogo sigue vivo

Bahía logra el triunfo, pero Botafogo sigue vivo

NELSON ALMEIDA

AFP

Bahía se acerca a unos inéditos cuartos de final de la Copa Sudamericana al ganar este jueves a Botafogo, que mereció más y estará obligado a remontar en casa.

Bahía se acerca a unos inéditos cuartos de final de la Copa Sudamericana al ganar este jueves (2-1) a un Botafogo, que mereció más y estará obligado a remontar dentro de dos semanas en Río de Janeiro, si quiere salir victorioso de esta eliminatoria entre clubes brasileños.

El Tricolor del Nordeste se adelantó a las primeras de cambio gracias a un gol en el minuto 4 del joven centrocampista Ramires, que apunta ya a promesa en su tercer partido como profesional. Amplió distancias en el 59 por medio de Clayton, pero inmediatamente recortó distancias Rodrigo Pimpao en el 61 para mantener vivo al conjunto carioca en esta llave de octavos.

Los locales jugaron con uno menos desde el minuto 75 tras la expulsión del lateral izquierdo Léo, que dio un codazo a un rival en una carrera.

Botafogo pagó su falta de concentración al inicio y su incapacidad para transformar las oportunidades claras que tuvo, muchas de ellas desbaratadas por el portero Douglas Friedrich. 

Bahía se le puso el partido de cara con el pitido inicial. Fue automático, primer ataque y primer gol para acercar el sueño de pasar a cuartos de final de la competición por primera vez en su historia.

El autor, otro brasileño de la denominada "Generación 2000", el pivote Ramires, quien, con tan solo 18 años, cazó de primeras un mal rechace de la zaga del Botafogo en el área para firmar su debut goleador con la primera plantilla.

El entramado de hasta cinco centrocampistas que había ideado el técnico Zé Ricardo se vino abajo a las primeras de cambio. Tocaba remar en territorio hostil y con una afición entregada.

A Botafogo le costó rehacerse del mazazo. Durante muchos minutos se vio sobrepasado por la fuerte marcación del Bahía, que más tarde decidió echarse una siesta. Los cariocas lo aprovecharon y resucitaron en las jugadas de estrategia. En apenas dos saques de esquina devolvieron al Bahía a su realidad, la de un equipo que este año sufre para no descender.

En el primer córner Douglas tuvo que hacer una parada de reflejos tras un cabezazo de fuego amigo, su central Lucas Fonseca. En el segundo, el delantero Brenner giró demasiado la testa y su remate se marchó rozando el palo.

Los locales respondieron con tres oportunidades francas en las botas de Ramires, de nuevo, Edigar Junio y un cabezazo de Clayton.

En los últimos minutos de la primera mitad, Botafogo salió al contragolpe acompañado de la mala suerte porque en apenas dos minutos estrelló dos disparos a la madera. Brenner no acertó, Pimpao tampoco.

El descanso sentó bien a los de Zé Ricardo. Salieron mentalizados para buscar el empate y al menos tener un gol anotado fuera de casa, algo de vital importancia. Pero se toparon con un inmenso Douglas, que desvió una falta peligrosa de Luiz Fernando, y en otra ocasión con el despeje sobre la línea de gol de Fonseca.

Y cuando mejor estaba Botafogo, nuevo jarro de agua fría y gol de Clayton de cabeza a la salida de un córner, el cual tuvo la inestimable colaboración de Diego, que prácticamente se metió el gol en propia meta con un despeje poco ortodoxo. Sin embargo, el equipo de Río esta vez sí reaccionó rápido y a los dos minutos acortó distancias por medio de Pimpao.

 

El empate aún era posible y más cuando a falta de quince minutos para el final fue expulsado Léo.

Con un Bahía bien cerrado atrás, Botafogo fue incapaz de hacer efectiva su superioridad sobre el césped y cosechó una derrota que aún le mantiene con vida en el torneo.

0 Comentarios

Normas Mostrar