LaLiga Santander
Serie A
Bundesliga
Liga Portuguesa
Liga Rumana
CS Concordia Chiajna CS Concordia Chiajna CHI

-

Steaua Steaua STE

-

Liga Turca
Antalyaspor Antalyaspor NTL

-

Basaksehir Basaksehir BAS

-

Liga Griega
Apollon Smyrnis Apollon Smyrnis APL

-

PAOK PAOK PAO

-

OFI Creta OFI Creta CRE

-

Lamia FC Lamia FC LAM

-

INGLATERRA - ESPAÑA | LA INTRAHISTORIA

ADN, la clave del gran crecimiento de Inglaterra

Inglaterra fue cuarto en el último Mundial, con un método implantado en 2014.

JEWEL SAMAD

AFP

Así ganó Inglaterra el Mundial Sub-20 y Sub-17 y Euro Sub-19. Ese método, de 2014, se basa en lo aprendido del modelo español.

Cinco años atrás la federación inglesa se encontraba en un cruce de caminos. Había probado varios itinerarios futbolísticos, según la moda del momento, pero ninguno parecía llevarle al éxito. Sin hacer mucho ruido, un grupo de entrenadores, incluido Gareth Southgate, seleccionador Sub-21, se reunieron en el centro deportivo de St George’s Park con el objetivo de formular un plan que pudiera aplicarse a todas las edades, también al fútbol femenino. Al proyecto quisieron llamarle ‘Inglaterra ganadora’. Pero como no se correspondía con la realidad (la Sub-21 no obtenía un título desde 1984 y el primer equipo, desde 1966), se le bautizó con el nombre de ‘ADN inglés’.

Así, se presentó al público en diciembre del 2014 un documento que contestaba varias preguntas clave. Quiénes somos, cómo jugamos, el futuro jugador de la selección inglesa, cómo entrenamos y cómo apoyamos al futbolista y al entrenador. Sin rubor y sin ambigüedades, se defendía un estilo (basado en la posesión y el control del partido, además del uso de características habituales como la velocidad y la fortaleza física), un tipo de jugador escogido por su calidad técnica y su inteligencia, se explicaba el correspondiente entrenamiento y cómo se aplicaría el seguimiento del futbolista.

Mucho de lo relatado en aquel informe procedía de lo aprendido al estudiar el caso español, pero casi nadie fuera de la federación creía que aportaría la solución de los males del equipo nacional, que unos meses antes había caído en el Mundial sin ganar un partido.

Con discrección pero muchas horas de trabajo, se escogieron entrenadores a los que les gustara jugar principalmente un 4-3-3 a la holandesa o la española. El grupo al que se le dio más cariño fue el Sub-21 de Southgate que sirvió de referencia al resto.

Los entrenamientos de poca intensidad del pasado fueron sustituidos por sesiones de ocho contra ocho, con constantes movimientos, siempre con balón, acompañado de trabajo táctico y a menudo partidos cortos. Southgate buscó futbolistas como Lingard de gran calidad, o otros bajitos y de toque como Tom Carroll, John Stones o Will Hughes.

Con la victoria en el Torneo de Toulon en mayo del 2016 se iniciaba una nueva era que continuó con los éxitos del verano siguiente: se ganó el Mundial Sub-20 y Sub-17 y la Eurocopa Sub-19. A cargo del primer equipo, Southgate continúa aplicando las mismas reglas y ya cuenta con una semifinal de un Mundial.

0 Comentarios

Mostrar