Competición
  • Champions League

REAL MADRID

Caso Mbappé: la UEFA aplaza al lunes la decisión sobre el PSG

El Real Madrid está muy pendiente de la decisión sobre el Fair Play Financiero del club francés. En caso de que haya castigo, el club blanco iría a por Mbappé.

La Cámara de Adjudicatura del Control Financiero de Clubes, que preside José da Cunha, ha aplazado hasta el lunes la decisión sobre el expediente del PSG por las megaoperaciones que acabaron con Neymar y Mbappé en París, por 222 y 180 millones respectivamente, 402 en total. Por tanto, el Madrid tendrá que esperar hasta la semana que viene para acometer el gran fichaje del verano o no. El club blanco no ha movido ficha desde que se marchara Cristiano Ronaldo a la Juventus (100M€ para el Real Madrid, 12M€ para comisiones y otros cinco por el mecanismo de solidaridad) y seguirá con esa actitud pasiva si la UEFA no sanciona al PSG por incumplir el Fair Play Financiero...

El foco de la investigación radica en la jugada financiera que simulaba una cesión de Mbappé del Mónaco al PSG, que en realidad encerraba un traspaso por 180 millones de euros. El club parisino debe hacer frente ahora a ese pago y ello podría descuadrar sus cuentas. Ahí es donde entraría a pujar el Real Madrid, que en ningún caso pretende enemistarse con el club parisino. Sólo intentarían el fichaje del crack francés si el PSG se viera obligado a venderlo.

Perspectiva

El presidente de la UEFA, Aleksan Ceferin, está empeñado en que se cumpla el Fair Play Financiero. Ya hay varios antecedentes de sanciones a los clubes. Hace un par de meses el TAS salvó al Milán de una sanción que le apartaba de la Europa League. En abril, equipos más modestos como el Sion, Tirana, Irtysh o Vojvodina fueron apartados de jugar competiciones europeas. Y clubes más poderosos como el Roma se vieron obligados a vender a Salah por 42 millones de euros en 2017 para no ser sancionado nuevamente por la UEFA. 

En el caso del PSG, el Comité de Control Financiero de Clubes (CFCB) investigó el caso del club francés, que no debía superar el crecimiento de una deuda no sostenible de 30 millones de euros para los ejercicios de 2015-16, 2016-17 y 2017/18.