Competición
  • Clasificación Eurocopa

FÚTBOL FEMENINO

Las jugadoras tendrán salario mínimo como los hombres

Barcelona - Atlético de la Liga Iberdrola

Chema Díaz / Diario AS

AFE negocia los detalles de un primer e histórico convenio. Los jugadores cobran en Primera al menos 155.000€ y en Segunda, 77.500.

La igualdad, con actos y no con palabras, está a punto de hacerse realidad en el fútbol español. AFE prepara con la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino, impulsada por LaLiga, y con apoyo de la FEF la aprobación del primer convenio colectivo para las futbolistas en España. Según ha podido saber As, la firma aún tardará en llegar porque quedan flecos que cerrar y será difícil que entre en vigor esta temporada al estar ya cerrados los presupuestos. Sin embargo, las líneas básicas están redactadas: uno de los puntos estrella será que las jugadoras de la Liga Iberdrola y de Segunda (que se reestructurará a la llamada Primera B, dividida en dos grupos de 16 equipos) tendrán, entre otras cosas, un salario mínimo garantizado como ya sucede en Primera y Segunda de la liga profesional de hombres. Un hito tras un pasado sin contratos, cotizaciones y protecciones laborales que comenzó a fraguarse con Rubiales en AFE y gracias a la creación de la Asociación de Clubes en 2015.

AFE quiere que queden por escrito las cuantías mínimas para las jugadoras, aunque por ahora no llegarán a ser las mismas que en LaLiga (155.000 euros anuales + IPC en Primera y 77.500 + IPC en Segunda). No por falta de sensibilidad, sino para adecuar los salarios de las futbolistas a los presupuestos de los clubes, infinitamente más reducidos, ya que el fútbol femenino no genera tantos ingresos. El Barça femenino, por ejemplo, cuenta con 3,5 millones, mientras que el Madrid CFF tiene unos 300.000. Aun así, AFE apretará sabedora de que los clubes cuentan con la inyección de Iberdrola (4 millones a repartir el curso pasado) y con las ayudas que LaLiga entrega a la FEF para el desarrollo del fútbol femenino: parte de los 15 millones del 1% del Real Decreto, parte de los 7,5 del 0,5% que se entrega al CSD para protección social y sindicatos del fútbol femenino, Segunda B y asociados; y otros dos millones de euros que la patronal aporta de forma voluntaria.

En lo que ya hay acuerdo total entre las partes es en que todas las jugadoras tengan facilidades para poder dedicarse al fútbol profesionalmente. Así no se verán empujadas a complementar sus ingresos para poder vivir con otros trabajos que ya suman, en muchos casos, a los estudios.

Otro de los puntos importantes del convenio reflejará una protección total para las futbolistas que se queden embarazadas. Se creará una especie de Fondo de Garantía para que las jugadoras no queden desprotegidas mientras no puedan jugar, una vez que ya han conseguido que desaparezcan las cláusulas anti-embarazo que algunos clubes incluían hace varios años (no ahora). Entonces podían despedir o no renovar con la misma radicalidad que en un caso de dopaje.

Más novedades. Además, se reconocerán los derechos de imagen, que antes solían explotar los clubes sin remuneración para las jugadoras. También se creará una Comisión para que las futbolistas, ante un problema de impago, estén protegidas como trabajadoras dentro del fútbol y no tengan que reclamar su dinero por la vía judicial. Y, como guinda, AFE peleará por el futuro de las jugadoras: a través de un Plan de Ahorro para cuando se retiren y con la oferta de planes específicos, laborales y académicos, a los que se puedan acoger en esa nueva etapa de sus vidas

Más dificultades con Barça, Athletic y Real fuera de la Asociación

Uno de los problemas que está habiendo para cerrar las negociaciones de este convenio es que varios de los equipos punteros del fútbol femenino no están en la Asociación de Clubes y, por tanto, hay más puntos de vista en las negociaciones que cuando sólo intentan llegar a acuerdos un sindicato con la patronal. Todo se ralentiza más. Tanto AFE, como la Asociación de Clubes, presidida por Rubén Alcaine, y la FEF quieren que haya consenso total para aprobar el texto. Barcelona, Athletic y Real Sociedad no están en una Asociación creada en noviembre 2015 que ya cuenta con 70 clubes. Son los únicos tres clubes de los 16 que forman la Liga Iberdrola que no están dentro. Sin embargo, la semana pasada estuvieron en la presentación de este convenio y próximamente acudirán también a las reuniones definitivas para rematar el convenio.

Las vicepresidencias la ocupan el Atlético y el Sporting de Huelva (miembro fundador de la Asociación). El resto de la Comisión Delegada la integran Valencia, Levante y Betis, en representación de los clubes de la LaLiga, y el Granadilla Tenerife Sur, que sustituye al Zaragoza CFF en representación de los clubes independientes. Por los equipos de la Segunda categoría están el Deportivo y el Granada.

 

De Suecia y el basket como modelos al riesgo de los tribunales

Alrededor del convenio hay temas recurrentes. El primero, los orígenes. Las jugadoras ponen el acento en lograr lo mismo que las futbolistas en Suecia en 2007, gracias a la Asociación Elitofboll Dam, y las baloncestistas en 2008, que firmaron el primer convenio femenino en España. Un acuerdo que, aunque quedó sin efecto legal por la disolución de la Asociación de Clubes, se ha retomado para firmar otro convenio al reconstruirse la entidad jurídica.

Otro asunto es el papel de las futbolistas. Notan que se les tiene en cuenta. La opinión de muchas experiencias en el extranjero están teniendo peso en las negociaciones. “Nos cuentan, por ejemplo, que en EE UU es normal que haya un cuidador/ a en la expedición para ayudar a conciliar a las jugadoras con hijos”, asegura una fuente sindical.

El tercer tema de actualidad afecta a Futbolistas ON, que cuenta con varias asociadas. El sindicato envió tres cartas (y un burofax) a Rubiales para reclamarle una reunión y que se les incluya al negociar. Sobre todo tras reforzarle la Audiencia con la libertad sindical. La FEF asegura a As que “estudia el asunto”, aunque recuerda que “los sindicatos están reconocidos por FIFA a través de acuerdos con FIFPro”. Si no hay entendimiento, Futbolistas ON emprenderá acciones legales en breve contra la FEF. Moraleja: el fútbol femenino, que antes preocupaba sólo a unos pocos, ahora es la prioridad de todos.