LaLiga Santander
LaLiga 1,2,3
Bundesliga
Ligue 1
Lyon LYO

-

Nîmes NIM

-

Euroliga
EN JUEGO
Khimki Moscú KHI

13

Anadolu Efes IST

12

Zalgiris ZAL

-

Fenerbahce FNB

-

Olympiacos OLY

-

Milan MIL

-

Liga Belga
Brujas BRU

-

Waasland-Beveren WAS

-

Liga Rumana
Cluj CFR

-

CSMS Iaçi LAC

-

FINALIZADO
FC Voluntari VOL

4

CS Concordia Chiajna CHI

0

Liga Turca
Galatasaray GAL

-

Bursaspor BRS

-

NBA
FINALIZADO
Philadelphia 76ers PHI

127

Chicago Bulls CHI

108

FINALIZADO
Washington Wizards WAS

112

Miami Heat MIA

113

FINALIZADO
Portland Trail Blazers POR

128

Los Angeles Lakers LAL

119

Liga Venezolana - Clausura
FINALIZADO
Zamora F.C ZAM

1

Estudiantes de Mérida ETM

1

ATP Amberes
EN JUEGO
Gael Monfils MON
Vasek Pospisil POS
Kyle Edmund EDM
-
Ilya Ivashka IVA
-
FINALIZADO
Gilles Simon SIM
4 3
Diego Sebastian Schwartzman SCH
6 6
FINALIZADO
Richard Gasquet GAS
6 6 7
Jan-Lennard Struff STR
4 7 6
WTA Moscú
FINALIZADO
Ons Jabeur JAB
6 3 6
Anastasija Sevastova SEV
3 6 3
FINALIZADO
Daria Kasatkina KAS
6 6
Johanna Konta KON
4 3
WTA Luxemburgo
Julia Goerges GOE
-
Eugenie Bouchard BOU
-
Belinda Bencic BEN
-
Dayana Yastremska YAS
-
ATP Moscú
EN JUEGO
Ricardas Berankis BER
Daniil Medvedev MED
Mirza Basic BAS
-
Karen Khachanov KHA
-
FINALIZADO
Adrian Mannarino MAN
7 6
Egor Gerasimov GER
6 3
FINALIZADO
Filip Krajinovic KRA
4 6
Andreas Seppi SEP
6 7
ATP Estocolmo
Hyeon Chung CHU
-
Fabio Fognini FOG
-
Philipp Kohlschreiber KOH
-
Stefanos Tsitsipas TSI
-
Jack Sock SOC
-
Ernests Gulbis GUL
-
John Isner ISN
-
Tennys Sandgren SAN
-

JUVENTUS-REAL MADRID

De qué planeta viniste


Alavés - Real Madrid en directo: LaLiga en vivo, jornada 8

Para sorpresa de Butragueño resulta que el ser superior era Cristiano, 14 goles en esta Champions, 119 en su eurocarrera, el último de museo de arte contemporáneo. Él alargó aquel festival de verano de Cardiff en un partido que dejó varias evidencias: el Madrid tiene mejores jugadores y más cuajo que la Juventus; Benzema es insostenible y Bale es el cuarto de cuatro. La muerte de la bbC está resultando extraordinariamente dulce.

No hay Champions conquistada que no contenga una mala noche y muchos malos ratos. Los pasó el Madrid en Turín, en un choque entre dos grandes casas reales del fútbol europeo que se jugó más en la onda del equipo de Zidane: la agitación, la ida y vuelta, la falta de costuras. Y salió del trance con aire de campeón, como en París, como en doce finales de este torneo, que es su casa. Confesó en la víspera Allegri, como en su día Luis Aragonés, su temor a la velocidad las balas. Las balas eran del Madrid y alguna (Bale) se quedó en la recámara. Y el temor, de la Juventus, zarandeado en Cardiff hace menos de un año por un adversario agarrado a su velocidad, un don que se tiene o no, pero que no se entrena.

Así que después de un primer intento de presión avanzada, la Juventus hundió sus dos líneas detrás de la pelota. La Juventus y el Madrid están construidos del mismo material: raíz aristocrática, resistencia a la derrota, capacidad de supervivencia a la adversidad. Ningún otro equipo italiano ha sobrellevado mejor esa enfermedad degenerativa por la que lleva años postrado el calcio. Pero ese paso atrás inicial le llevó al borde del acantilado. Porque Marcelo puso a Isco a espaldas de De Sciglio en la izquierda y el envío del malagueño lo metió Cristiano en remate de primeras, de nueve converso y confeso. Ese gol, antes de cumplirse el minuto tres, se entrometió gravemente en el plan de Allegri. Un equipo tan económico como el suyo, capaz como nadie de exprimir un gol, se veía obligado a llevar la pelea a campo abierto, donde suena la sinfonía de Modric. Y donde Zidane puso a Isco, uno de esos grandes imprevistos del fútbol mundial.

De la resistencia a la exhibición

A partir de ahí el Madrid pretendió utilizar la pelota como tranquilizante. La posesión como protección. Un buen plan si hubiese ido más allá, si hubiese dejado menos esporádicamente algún recado en el área de Buffon. No volvió a hacerlo hasta media hora después, con zapatazo de la antigua Alemania, un disparo de Kroos desde 20 metros que detuvo el larguero.
La Juventus, un equipo que con mejores o peores jugadores sólo puede ascenderse por la cara norte, sacó ese orgullo que no le cabe en el escudo. A falta de Pjanic, su computadora de a bordo, Allegri apostó por la banda ancha, con dobles laterales a derecha e izquierda, fundamentalmente para tantear la debilidad de Marcelo, cuya fama de manejarse mejor en la ida que en la vuelta ha adquirido fama mundial.

Pero por ahí el Madrid se sintió fuerte, casi impermeable. Otra cosa fueron los balones aéreos. Hace poco más de una semana le metió tres goles de cabeza el Girona en el Bernabéu. En Turín, Keylor evitó uno de Higuaín a quemarropa y Chiellini perdonó otro a tres metros de puerta. Y es que el Madrid asustó poco antes del descanso. Cristiano se quedó en el gol y Benzema, en la pobreza energética que le caracteriza en sus días nublados. Confunde balones divididos con balones perdidos. A la hora se rindió Zidane y metió a Lucas Vázquez. También hubo trabajo para Cakir, que no pitó un penalti de Asamoah a Carvajal claro y otro por mano de Casemiro para el debate.

Ese fútbol regresivo del Madrid pareció acentuarse tras el descanso, con una amarilla para Ramos que le inhabilitaba para la vuelta, hasta que Cristiano dejó un gol para la posteridad. Él peleó una pelota suelta, se la entregó a Lucas, cuyo disparo rechazó Buffon. La jugada se daba por perdida, pero Carvajal persiguió el rechace, puso la pelota en el área y a dos metros del suelo Cristiano dibujó una chilena para la eternidad. El gol mil veces intentando y conseguido, finalmente, en un escenario inmejorable, premiado por el público, que miró el tanto como quien mira un Velázquez. Un gol que cerraba la eliminatoria anticipadamente, sobre todo cuando de inmediato Dybala le hizo un De Jong a Carvajal y vio la roja. Marcelo, después, firmó el tercero y preparó el viaje a semis. Que pase el siguiente.
 

 

0 Comentarios

Mostrar