LIGA GENUINE

El Espanyol, equipo invicto en una Liga Genuine que crece

Éxito rotundo de la segunda fase disputada en Tarragona. La implicación de 300 voluntarios ha sido clave en el éxito de la competición.

Liga Genuine
Adrià Fontanet DIARIO AS

Si el sábado la segunda fase de LaLiga Genuine arrancó con excelentes sensaciones, la última jornada de ayer las confirmó. Tarragona y Salou han sido la segunda parada de una Liga Genuine que ha crecido en público e implicación de la ciudad, que ha demostrado que el deporte es inclusivo y que el fútbol puede ser una herramienta para transformar la sociedad.

La jornada de ayer, en lo deportivo, dejó un titular claro: el Espanyol está intratable. El conjunto catalán, líder de la categoría, venció por 3-0 al que era segundo clasificado, el Celta. La puntuación, diferente a la de un partido convencional y que asigna un punto por cada cuarto ganado, dejó patente el dominio blanquiazul. Además, el tercer clasificado, también cayó derrotado, en este caso por 2-1 ante el Villarreal, precisamente su más directo perseguidor. Las victorias de Valencia, Mallorca y Osasuna, además, aumentan la competición por los puestos de arriba: aún han de jugarse dos fases más en las que se acabará de decidir el vencedor de la competición.

Más allá de los resultados deportivos, que al final no son el objeto de esta competición, la jornada en Salou ha sido un absoluto éxito. En parte porque se ha desarrollado en Tarragona y con el apoyo del Nàstic, entidad que vio nacer el proyecto de LaLiga Genuine. La implicación de la ciudad ha sido magnífica: no solo con el numeroso público que se acercó a ambas jornadas, sino por los 300 voluntarios que han trabajado desinteresadamente todo el fin de semana. El reencuentro de viejos amigos (muchos jugadores repitieron de la primera fase) y la convivencia de todos los equipos en el mismo hotel, acabaron por redondear la jornada.

Fin de fiesta. Pese a que la actividad en los campos de Salou se acabó al mediodía, LaLiga Genuine no se despidió de Tarragona hasta la tarde. Los integrantes del Nàstic y del Reus saltaron al césped del Nou Estadi de la mano de los futbolistas profesionales, que minutos después jugaron en el derbi de la provincia. Además de recibir la ovación de la grada, los chicos de ambos equipos bailaron una ‘haka’ (himno de LaLiga Genuine) con todos los aficionados presentes. El colofón a un fin de semana perfecto en Tarragona.