Año nuevo: alegría en Osasuna, la vida sigue igual en el Valladolid

OSASUNA 4 - VALLADOLID 2

Año nuevo: alegría en Osasuna, la vida sigue igual en el Valladolid

Partido con goles y remontadas. Mata y David Rodríguez hicieron dos goles cada uno y los pamploneses volvieron a ganar en casa casi tres meses después.

Osasuna ganó remontando el partido y sale de sus crisis de resultados en casa, mientras que el Valladolid sigue con su verbena defensiva que afea el trabajo de Mata, que ya lleva 18 goles.

La primera parte, empezó como suele hacerlo el Real Valladolid: encajando un gol con un error dantesto, impropio de jugadores profesionales. Fran Mérida colgó un balón desde su campo entre Kiko Olivas y Moyano. El central midió mal y no llegó a despejar, el lateral izquierdo reaccionó tarde y David Rodríguez se presentó solo ante Masip para batirle sin problemas.

Los pucelanos acusaron el golpe. Osasuna disfrutó un cuarto de hora y buscó al meta pucelano sin suerte. Torro puso a prueba también al portero catalán. Entonces algo cambio, se encendió la luz blanquivioleta. Mata y Oier empezaron a tenérselas tiesas. Ya desde la primera jugada en la que el delantero no alcanzó el gol por centímetros midiéndose al central saltaron chispas. Era el inicio de una batalla. Antes Moyano estrelló su volea en Unai. El Valladoid mejoraba y hacía sus mejores minutos. Hervías entró por la banda izquierda, le dobló Anuar, que llegó a la línea de fondo y puso un balón muy templado. Mata amagó ir hacia la portería y después dio un paso atrás, deshaciéndose de la marca de Oier, y rematando de cabeza. Hay dudas de que el balón entrara, pero Díaz de Mera tras consultas con el línea dio gol. La pelea entre el central y el delantero se acrecentó cuando el primero se excedió en una carga dentro del área que debió ser penalti. Tarjetas por doquier y en la última jugada de la primera parte, Borja colgó otra falta, Deivid devolvió con un cabezazo el balón al centro del área donde Jaime Mata remató, con paradón de Sergio Herrera, pero el esférico entró con suspense en la portería.

Parecía que el partido se había puesto muy de cara para el Real Valladolid, pero nada más lejos de la realidad. Los pucelanos, que siempre aspiran a poder ponerse por delante para salir al contragolpe no lo hicieron en toda la segunda parte. En los primeros minutos ya demostró Osasuna que iba a acogotar al rival. No pasaba problemas Masip, pero se intuían problemas para los locales. Quique, el vallisoletano de Osasuna, entró para revolucionar más el partido. David Rodríguez disparó a las manos de Masip, antes de que Antoñito, horrible en la segunda parte, hiciera un penalti por llegar tarde en la entrada de Mérida en el área. El mediocentro marcó y empató el partido. Dos minutos después David Rodríguez se revolvió en el área y marcó el tercer tanto pamplonica ante una defensa blanda, blandísima. Dice Luis César que quiere salir de la zona de debajo de equipos que más goles encaja… pero no ha empezado bien el año.

El equipo blanquivioleta intentó estirarse. Luis César hizo tarde los cambios. Metió a Ibán Salvador, Villalibre y Gianniotas, pero ninguno mejoró a sus compañeros salientes. Sólo Mata se revolvió en el área, pero Herrera paró sin problemas. También Gianniotas tuvo el empate, pero en vez de buscar el centro disparó a la escuadra y el balón se fue por centímetros. El Valladolid ya era un manojo de nervios y terminó de tirar el partido en una salida en la que Borja perdió el balón en la salida a pies de Barja, que se hizo espacio y batió Masip para sentenciar el partido.

0 Comentarios

Normas Mostrar