VALENCIA

Prandelli: "La clave de mi adiós fue el no fichaje de Zaza"

El italiano argumenta que se sintió “deslegitimado” al no tener a sus órdenes a Simone Zaza a la vuelta de vacaciones. Además recalcó que “algunos tienen miedo a jugar en Mestalla”.

0
Prandelli: "La clave de mi adiós fue el no fichaje de Zaza"

Valencia-Celta en directo

Cesare Prandelli se despidió el sábado sin aceptar preguntas. Ayer sí. El italiano concedió una entrevista en Radio Valencia Cadena SER en la que profundizó en las razones de su adiós. “La clave es Zaza”, dijo el técnico italiano entre otras cosas, como por ejemplo el secreto mejor guardado por Layhoon Chan: el margen de Fair Play Financiero que tiene el Valencia para acometer incorporaciones en este mercado invernal, 4 millones de euros.

“La clave es Zaza. Estaba todo cerrado con Juventus y el jugador, pero cuando llegué no estaba entrenando. Creo que algún consejero externo ha aconsejado a Peter Lim no ficharle y me siento deslegitimado”, apostilló un Prandelli que rehusó posteriormente poner nombre y apellidos a ese “consejero externo” del que hablaba.

¿Qué pasó o ha pasado con Zaza? Como suele suceder en estos casos, versiones contradictorias. Por un lado la comentada de Prandelli, que daba por hecha su contratación, como también el padre del jugador. “Estoy un poco decepcionado ya que pensaba que jugaría en el Valencia”, apuntaba Antonio Zaza a Tuttomercato. Prandelli, ayer, reconoció haber hablado tanto con Antonio como con Simone Zaza, a quien veía como la bandera de su Valencia. Incluso deslizó que contactó con un dirigente de la Juventus. “Solo faltaban detalles”, dijo Prandelli. Pero en esos detalles se cimenta la versión de los hechos que sale desde el club blanquinegro. 

García Pitarch, en la entrevista que concedió a AS el pasado 25 de diciembre, reconocía que la prioridad era Zaza, un futbolista por el que ya preguntó en verano y por el que había consenso con Prandelli. De hecho, el italiano no puso ni un solo nombre en la lista de futuribles. Siempre han hablado de los que le ofrecía la secretaría técnica del Valencia.

Prandelli esperaba que Zaza estuviera en Valencia a la vuelta de las vacaciones de Navidad. Pero la operación no se concretaba. ¿Por qué? Según la versión del club: las condiciones que exigía la Juventus se salían del margen del Fair Play Financiero. A sabiendas del interés de clubes como Roma, Fiorentina o Génova, la Juventus exigía incluir en el contrato una opción de compra obligatoria de 20 millones a pagar en dos plazos (similar a la que tiene el West Ham).

La normativa de LaLiga respecto al Fair Play Financiero matiza que aun siendo una cesión, si hay opción de compra se debe computar entorno a un 25 por cien (más el salario) del futuro traspaso.

¿Engañó el club a Prandelli?

Con tales parámetros, el fichaje de Zaza se salía del margen de 4 millones que hoy tiene el Valencia de Fair Play. ¿Se había entonces descartado a Zaza? Según Prandelli, sí; según García Pitarch, no. De hecho fue uno de los dos nombres (otro Obi Mikel) de los que el director deportivo habló en la rueda de prensa del sábado. Pitarch apuntó que Layhoon Chan le preguntó a Prandelli que cuál era prioritario: si el delantero o el centrocampista. “Lo entendí dar un paso atrás como los cangrejos, yo esperaba a Zaza el 29 en Valencia”, dijo ayer Prandelli.

En este sentido, desde el club se indica que con el OK de Zaza, la ‘estrategia’ a seguir era que éste presionara a la Juventus para rebajar sus pretensiones de traspaso o, en su defecto, dejar la operación en una cesión sin opción de compra y no superar así el Fair Play Financiero.

¿Se sintió engañado Prandelli por el ‘recorte’ en fichajes? Según confesó él ayer, por ello no. ”Al fichar, en octubre, me dijeron que el margen era de 30 millones, pero después me dijeron que por la multa sólo serían 4. Dije que no había problema porque podían venir jugadores cedidos. Pero Suso, que sabe desde octubre que sólo había 4 millones para fichar, no ha trabajado ni planificado la salida de jugadores para conseguir más margen y traer jugadores cedidos que necesitaba el equipo”, recalcó.

Zaza al margen, la relación entre Prandelli y Pitarch se había deteriorado. Prandelli, tras su pulso del ‘fuori’ al vestuario, entendía que urgía una revolución y confeccionar un plantel a su medida; Pitarch, como modelo, lo entiende más como el que quisiera para su Vallbonense: “El director deportivo decidirá sobre lo deportivo”.