COPA DEL REY | CÁDIZ 1 (3) - LEVANTE 1 (2)

Jesús invita al Carranza a otra ronda de Copa

El meta, ex del Levante, se cobró su particular venganza vistiéndose de héroe en una tanda de penaltis en la que detuvo tres penas máximas.

El Carranza vivirá otra ronda de Copa a cuenta de Jesús Fernández. El exlevantinista se cobró su particular venganza dejando en el camino a los granotas con una espectacular tanda de penaltis donde se vistió de héroe y detuvo hasta tres. Durante los 120 minutos anteriores cualquiera pudo resultar vencedor, pero en última instancia se decidió todo desde los once metros, que fueron más amarillos.

El tanteo inicial llevó el dominio del Levante. Los granotas querían mover la pelota, pero lo hacían sin demasiada fluidez. El césped tampoco ayudaba. Por la izquierda asomaron Toño y Montañés un par de veces en el primer cuarto de hora, pero la ocasión más peligrosa la tuvo el Cádiz. Fue en una falta colgada al área donde Servando se encontró un balón que a punto estuvo de llegar a Sakare en boca de gol. Lo evitó atento Raúl. Abdulah y Verza querían coger el timón de sus equipos pero fallaban las conexiones arriba. Martins lo intentaba, Güiza peleaba. Y a la media hora, otro susto para Raúl que en una salida no acertó a despejar y Aitor pudo quedarse con la pelota a merced de no ser porque Iván rectificó a tiempo. Pero tanto va el cántaro a la fuente que lo terminó rompiendo Dani Güiza cuando se avistaba ya el descanso. El jerezano empaló en el segundo palo, acomodando muy bien el interior del pie, un balón desde la izquierda.

El segundo acto levantó el telón con una doble ocasión (clarísima) para los locales, que se encontraron con un doble paradón de Raúl a Nico, primero, y a Abdulah, después. Podría haber sido la sentencia. Muñiz buscó dar una vuelta de tuerca con la entrada de Espinosa, Campaña y Roger, metiendo a Lerma de central. Toque de corneta que sirvió para embotellar al Cádiz... y que el pistolero Roger empatara el partido con una buena maniobra dentro del área tras un magnífico pase de Espniosa, lindando el fuera de juego.

El partido se rompía y los amarillos a la contra hacían daño, pero se encontraron una y otra vez con Raúl. Aitor lo intentaba, el Levante se estiraba pero nadie pudo deshacer el empate. Tampoco en la prórroga. Se decidiría el pase desde los once metros y ahí salió vencedor el Cádiz.