REAL MADRID-WOLFSBURGO

Los veteranos dan las claves: "Que sepan que van pa'lante"

Amancio, Del Bosque, Santillana, Camacho, Butragueño, Gallego, Gordillo, Valdano o Míchel, protagonizaron noches èpicas en Europa: "Tienen que hacerles sufrir".

Real Madrid - Wolfsburgo en directo

Cada vez que el Real Madrid sucumbe en Europa lejos del Bernabéu el colectivo busca en el recuerdo motivos para creer, motivos para la remontada. Hubo un tiempo en el que el Real Madrid adoptó la costumbre de perder fuera y protagonizar remontadas de época al amparo de su público y estadio: Derby County, Celtic, Borussia de Moenchengladbach, Rijeka, Anderlecht, Inter de Milán en dos ocasiones o Estrella Roja, fueron testigos y víctimas de la presión de Chamartín, sufridores del famoso ‘miedo escénico’ que Jorge Valdano rescató de García Márquez para trasladarlo al feudo blanco.

Los protagonistas de aquellos épicos partidos han rememorado una y otra vez cómo se preparaban las batallas para voltear en Madrid resultados escandalosos. El famoso espíritu de Juanito, figura icónica de esas noches mágicas, impregna todo cada vez que el Real Madrid está contra las cuerdas, pero hay vida más allá del '90 minuti en el Bernabéu son molto longo’ que escucharon los jugadores del Inter tras un 3-1 en San Siro.

Todo comenzó, expresión muy de actualidad en los últimos tiempos, ante el Derby County. Había que remontar el 4-1 en contra de la ida. Amancio, leyenda blanca e integrante de aquel Real Madrid (1975-1976) señala cómo se preparó una espectacular remontada para pasar a cuartos de final dela Copa de Europa: “Yo creo que el ingrediente más importante para una remontada es la convicción. Es la fe. La fe. La fe en que se puede conseguir. Ante el Derby sabíamos que había que darlo todo, el do de pecho, que había que poner toda la calidad y fuerzas que teníamos durante los noventa minutos”. Aunque ese 5-1 en el Bernabéu se preparó mucho antes, como asegura Vicente del Bosque: “En el autocar en el que hicimos el trayecto de Derby a Londres, todos, llevados por nuestro optimismo, estábamos convencidos de pasar la eliminatoria. Y el que más, Camacho, que no paraba de decir que íbamos a ganar 6-0”.

Precisamente Camacho, presente en la mayoría de las gestas del Real Madrid, recuerda cómo eran los partidos en los que el conjunto blanco aplastaba rivales en Concha Espina: “Los primeros diez o quince minutos eran importantísimos. Había que ir con todo a por ellos para que vieran que eso no iba en broma. El público venía al Bernabéu sabiendo que iba a ver un verdadero espectáculo”.

Un espectáculo como el que se vivió ante el Anderlecht, en un partido en el que emergió la figura de Butragueño. Pero para llegar a la eliminatoria contra los belgas el Real Madrid le tuvo que remontar un 3-1 al Rijeka. Los goles de Santillana, Juanito y Valdano hicieron posible el 3-0. El cántabro resume cómo se afrontan partidos de esa magnitud: “Salíamos a presionar, a no dejarles jugar, jugábamos al límite del reglamento, metíamos la pierna. Que el rival supiera: ‘aquí estamos nosotros y vais a sufrir”.

Tras el Rijeka el Real Madrid perdió en Bruselas 3-0 para después pasar por encima de Scifo y compañía en el Bernabéu (6-1). Butragueño, autor de tres goles, apunta a las claves: “Media hora antes de empezar el partido toda la plantilla estaba convencida de la remontada, de que nos clasificaríamos. Una figura como la de Juanito fundía a todo el Bernabéu y salíamos lanzados al campo”. Valdano, que aquella tarde hizo dos, es una voz autorizada para hablar de remontadas y guiones a seguir: “Que todos los jugadores, sin distinción, se ofrezcan. Que todos la pidan y muestren una decisión y determinación absoluta. El público tiene que tener una fe un poco insensata como en aquellas remontadas para acobardar al contrario. Los tres primeros remates a puerta los hacíamos nosotros, las primeras tres faltas las hacíamos nosotros. Hay que provocar al público para que se meta en el partido”.

En la misma línea se expresa Míchel, autor del tercer gol ante el Inter en la 84-85 para anular el 2-0 de la ida: “Siempre nos pasaba lo mismo. Perdíamos allí, estabas hundido en el vestuario y ya entraba Juanito… Camacho te agitaba... En el Bernabéu había que hacer la primera falta, el primer tiro, la primera presión al árbitro…”. Gordillo, goleador en la segunda remontada del Madrid al Inter (3-1 y 5-1, la eliminatoria del ’90 minuti en el Bernabéu son molto longo’) recuerda cómo se vivían esos duelos desde el túnel de vestuarios: “En ese pasillo de los vestuarios que todavía existe, con esas rejas, les decíamos de todo…”

Así se gestaban unas remontadas que forman parte de la leyenda blanca y que alcanzaron su cenit ante el Moenchengladbach. La imagen de Juanito abandonando el campo lleno de júbilo y los brazos en alto de Ricardo Gallego tras el gol de Santilla en el 90’(4-0) que clasificaba al Real Madrid, reflejan la entrega de unos jugadores entregados a la misma causa. Y así lo recuerda ‘El Soso’: “Se trataba de jugar muy intenso, y utilizar los partidos anteriores para preparar el partido en cuestión. El partido previo lo usábamos para eso. Y nos daba igual, jugáramos contra quien jugáramos. Pero las remontadas se preparaban en la ida. Allí, tras caer estrepitosamente les decíamos a los rivales: ‘Estáis eliminados, en Madrid vais pa'lante. Como espera la afición del Madrid que le pase al Wolfsburgo: que vaya pa’lante en el Bernabéu.