ALEMANIA 2 - INGLATERRA 3

Una brillante Inglaterra remonta el golazo de Kroos

El madridista Kroos y Mario Gómez abrieron el marcador para los locales, y Kane, Vardy y Dier lograron la victoria de los de Hodgson.

0
crónica del alemania-inglaterra con análisis de la remontada y goles

Inglaterra demostró que tiene tanto traje y tanta percha como Alemania cuando restan sólo dos meses para competir contra ella y contra las mejores del Continente en la Eurocopa. Ni siquiera el golazo de Kroos y el completísimo partido de Khedira impidieron a los ingleses cobrarse una paga extra en forma de victoria que de sobra merecieron en Berlín. Necesitaba este estímulo el conjunto inglés, plagado de nombres que están sonando con fuerza en la Premier pero aún resultan vírgenes en Europa. Desde hoy, ya no tanto.

A los alemanes les infló su centro del campo, pero les desinfló su defensa. Kroos y Khedira compartieron galones a la hora de sacar el balón jugado y además fueron decisivos en los dos tantos, muy cercanos ambos al descanso por delante y por detrás. El del madridista, el que abrió la puerta para que entrara corriente en el partido, escondió esa virtud suya de fabuloso golpeo con las dos piernas. Curiosamente, el alemán lleva los mismos goles –tres- con la selección y con el Madrid desde que aterrizara en el Bernabéu, pese a que ha jugado más de 80 partidos como blanco y sólo 12 como internacional. No hay duda de que en Alemania se siente más alemán que nunca.

Mario Gómez, tras un gran pase de Khedira, amplió una distancia en el marcador que era tan generosa como injusta, pese a que al delantero de origen español se le había anulado un gol legal tras otra buena asistencia del propio Khedira. En cualquier otra situación, el conjunto inglés se hubiera desmoronado, víctima casi siempre de sus propias autoexigencias. Esta vez no. La última media hora de los de Hodgson, de hecho, rayó un nivel que cuesta mucho recordar en esta selección.

A lomos de un genial Dele Alli, los pross empezaron a jugar y a llegar como si no estuviera el campeón del mundo enfrente. Kane redujo distancias tras bailar con la pelota dentro del área y marcar de tiro cruzado. Alemania se desmoronó, arrollada por un equipo inglés que derrochaba frescura en cada acción. La de Vardy del empate, sin ir más lejos, fue deliciosa. El delantero revelación del Leicester y de la Premier definió de tacón para confirmar que si alguien merecía los titulares era Inglarerra.

No quedó en empate la cosa. El tanto de Dier en un córner, ya en el descuento y después de que lo hubiera merecido Inglaterra en dos ocasiones claras más, reflejó el estado de ánimo de una selección que está mejor que nunca cuando sus clubes están peor que nunca. Cosas extrañas del fútbol, capaz de abrir la pasarela de las grandes selecciones a Inglaterra cuando menos se esperaba. Así ocurrió también en Berlín en una noche para el recuerdo.