ATLÉTICO 0 - PSV 0

Uno por uno: revolucionario Torres, Juanfran héroe final

El Niño fue un quebradero para el PSV desde que ingresó al campo. Augusto y Gabi sufrieron en la primera mitad. El lateral marcó el penalti decisivo.

BEIN SPORTS

Oblak: bien en la primera parte, solventando lo que tuvo que solventar: un centro peligrosísimo de Van Ginkel, con De Jong a la espera, y los numerosos centros de Willems desde la izquierda, siempre con intención. Falló en un disparo de Locadia en el 59' que le botó antes y se envenenó, acabando en el palo. En la tanda, adivinó el lado de los disparos de Van Ginkel, Propper y Bruma, pero no llegó. Vio como Narsingh lo mandaba al larguero.

Juanfran: el mejor de la primera parte, siempre activo en ataque. De sus botas nació la mejor ocasión del Atleti antes del descanso, que Zoet le sacó a Griezmann. Mucho peligro arriba, aunque dejando huecos atrás para las entradas de Willems. En la segunda parte se le vio mucho menos, aunque en defensa controló mejor. En la prórroga se le vio despistado. Suyo fue el gol de penalti decisivo, el que desató la euforia en el Calderón.

Giménez: muy bien al corte, tanto él como Godín, en una primera parte en la que el Atlético sufrió mucho con la presión el PSV en el medio. Algún despeje flojo no apto para cardíacos. La segunda parte, con el Atlétic mejor plantado, fue más plácida para él, al igual que la prórroga. Marcó en la tanda.

Godín: como Giménez, impecable en el corte y controlando bien a Locadia y De Jong. Su jerarquía hizo mucho en los minutos de agobio rojiblanco, cuando más se mascaba el 0-1. Como siempre, lo intentó en los saques de esquina. Dejó el campo en el 90', sustituido por Lucas.

Filipe: poca producción ofensiva en la primera parte, apenas logró combinar con Saúl y Carrasco. En defensa, la mejor del PSV antes del descanso fue por su lado, con una combinación rápida que dejó a Van Ginkel solo. Se estiró en la segunda parte; un disparo suyo con la diestra, despejado defectuosamente por Zoet, casi acaba en el 1-0 de Carrasco. Marcó su penalti.

Saúl: escorado a la izquierda, no pudo aportar demasiado en la primera parte. Arias y Van Ginkel controlaron bien su conexión con Filipe. Probó con un disparo blocado por la zaga en los últimos minutos del primer tiempo, con el Atleti rondando el gol. En el segundo tiempo, poco más. En general, bastante desaparecido. Dejó la perla del partido con un caño en el córner con taconazo incluido. Su penalti, no aptos para gente que sufre de la tensión, acabó dentro.

Gabi: floja primera parte, con muchas pérdidas y superado, junto a Augusto, por la presión de la medular del PSV. Con los minutos ganó tono. Cerró bien a De Jong cuando se iba solo hacia gol al borde del descanso. En el segundo tiempo ganó poso y, con la salida de Augusto, se centró en sacar el balón con sencillez y ayudar en defensa a los centrales. Cuando quiso intentar algo más, falló: no fue su día. Ni siquiera de falta directa, una suerte que domina. Marcó su penalti de la tanda, aunque son suspense.

Augusto: el 5, se encajó entre los centrales a partir del 30' con el paso del equipo al 4-1-4-1. Ahí se sintió más cómodo. Antes, en línea con Gabi, sufrió mucho para circular ante la presión de los holandeses. Un disparo lejano y flojo fue su aportación en la segunda parte antes de dejar el campo en el 56', dando entrada a Fernando Torres. Fue su debut en Champions League.

Koke: escorado a la derecha, puso en las botas de Griezmann el 1-0, pero el francés se topó con Zoet. Intentó dar salida por su banda, pero la acumulación de jugadores rivales lo impidió muchas veces. Suya fue la primera ocasión en el segundo tiempo, con un cabezazo alto por poco. Marcó su penalti de la tanda.

Griezmann: junto a Juanfran, el más destacado del primer tiempo. Marró el primer gol tras un pase de Koke que le dejó solo ante Zoet. Cuando bajó a recibir o a recuperar, trazó buenas jugadas con su velocidad y control del balón. En la segunda parte se disolvió: un disparo centrado en el 83' fue todo su bagaje. En la prórroga se reactivó ligeramente, tocando mucho balón desde la mediapunta y todo el frente de ataque, pero sin fuelle ni inspiración. Engañó a Zoet en su penalti de la tanda.

Carrasco: Un disparo alto por poco: esa fue su aportación en la primera parte; se nota mucho más su velocidad y desborde en las segundas partes, cuando las defensas están cansadas. El mejor ejemplo: su primera intervención del segundo tiempo: con un cambio de ritmo dejó sentado a Arias, aunque su centro no encontró rematador. Luego voleó muy alto un rechazo de Zoet a tiro de Filipe. Se retiró en el 74', dejando el sitio a Kranevitter.

Torres: ingresó en el campo en el 56' en lugar de Augusto y ante la ovación general. Luego justificó ese ánimo: entró muy activo y acertado, lanzando ataques en solitario, conservando el balón en el juego directo y forzando a la defensa del PSV. Hasta intentó una vaselina sin ángulo casi imposible de marcar; así de confiado saltó al césped. Rozó el gol en el 87' con un zurdazo a la cruceta. Muy sereno, mandó su penalti dentro de la red.

Kranevitter: salió en el 74' en lugar de Carrasco para recuperar pulso en el mediocampo tras la salida de Augusto. Gracias a su frescura colaboró en la primera presión.

Lucas: entró en el 90' por Godín. Rozó el gol de cabeza tras un córner en la primera jugada de peligro de la prórroga.

  • El análisis de Fernando Torres

    Estadísticas