Colombia tenía la receta para anular a la Roja de Sampaoli

Chile 1 - Colombia 1

Colombia tenía la receta para anular a la Roja de Sampaoli

Colombia tenía la receta para anular a la Roja de Sampaoli

IVAN ALVARADO/REUTERS

Un tanto de James Rodríguez decretó la igualdad 1-1. Fue un balde de agua fría del que los chilenos jamás pudieron recuperarse.

La costumbre de ganar y ser protagonista que había instaurado la selección chilena jugando en el Estadio Nacional no pudo tener un nuevo capítulo brillante el jueves por la noche. La Roja igualó 1-1 contra Colombia y desperdició la oportunidad de encaramarse en la parte más alta de la tabla de las clasificatorias para el Mundial de Rusia 2018.

El equipo de Jorge Sampaoli, que igualó la mejor racha histórica del seleccionado con 11 partidos invicto, no estaba para celebraciones tras una jornada que parecía ser una nueva fiesta y terminó con una buena cuota de decepción.

Esta Roja, que tiene acostumbrado a su público a ver siempre velocidad y ataque, alertó a los colombianos al minuto de juego, cuando un puntete en una rápida mediavuelta de Alexis Sánchez casi sorprende a David Ospina. Fue quizás lo más destacado que mostró el tocopillano en una de sus jornadas más mezquinas de los últimos tiempos.

La Roja tuvo el dominio, pero no se reflejó en ocasiones claras. A los dueños de casa les faltaba afinar la puntada final. Colombia, en tanto, apostaba por un mediocampo poblado que no fue eficiente en el uno contra uno planteado por el dueño de casa. A partir de los 10 minutos, los jugadores colombianos ya demoraban la reanudación del juego, señal clara que firmar el empate era un tremendo negocio para ellos.

Pese a ello, los cafeteros dispusieron de una ocasión clara. Un remate del debutante Daniel Torres fue desviado por Claudio Bravo, quien buscaba sumar su triunfo No. 50 con la camiseta nacional.

Cuando se cumplía el último minuto del primer tiempo, Matías Fernández logró que su tercer tiro libre pasara la barrera. Su centro al corazón del área encontró la cabeza de Arturo Vidal, quien le ganó en el brinco a Murillo y Zapata, y dejó sin opción a Ospina. Fue el sexto gol de cabeza por la Roja del polifuncional jugador del Bayern Munich.

El Nacional estalló en el festejo y los hinchas comprendían que la tarea más difícil de la noche, que era vulnerar el esquema defensivo instaurado por Néstor Pekermann, ya estaba hecha. Se frotaban las manos pensando en un nuevo triunfo.

El dominio de Chile se prolongó en el complemento. Un angulado tiro libre de Fernández fue desviado con la punta de los dedos por Ospina. El inicio era auspicioso.

Colombia tomó un segundo aire en la medianía del lapso final. Y encontró premio en un desborde del rapidísimo Luis Fernando Muriel, que capitalizó James Rodríguez con una media vuelta desde el punto penal que se filtró entre las piernas de los defensores locales y decretó el empate.

Chile sintió el golpe. Fue un baldazo de agua fría del que nunca pudo reponerse. En la jugada siguiente, Eduardo Vargas no supo qué hacer en el mano a mano contra Ospina. Y, a continuación, Gonzalo Jara le cometió penal a Cardona, pero el árbitro no sancionó.

Sampaoli envió a la cancha a Fabián Orellana, Mauricio Pinilla y Bryan Rabello, pero no fue suficiente. Colombia, como esos boxeadores mañosos que abrazan al rival para dejar pasar el reloj, manejó lo que quedaba del partido y logró su propósito. Rescató un empate que celebraron como un triunfo ante el campeón de América.

Chile, en tanto, irá a Montevideo para el historiado partido contra Uruguay. A diferencia de las veces anteriores en esta eliminatoria, el sabor de boca no es completamente dulce.

0 Comentarios

Normas Mostrar