Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • MotoGP
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Holandesa
  • Moto3
Liga Endesa ACB
Kirolbet Baskonia BAS

-

Coosur Real Betis BET

-

Montakit Fuenlabrada FUE

-

UCAM Murcia MUR

-

Valencia Basket VAL

-

Unicaja MAL

-

FINALIZADO
Baxi Manresa MAN

61

Iberostar Tenerife TEN

81

Premier League
Liga Holandesa
EN JUEGO
Feyenoord Feyenoord FEY

1

Heracles Heracles HCL

0

FINALIZADO
Zwolle Zwolle ZWO

3

ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

1

FINALIZADO
Groningen Groningen GRO

2

Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

0

FINALIZADO
FC Emmen FC Emmen EMM

2

Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

1

Llorente, como su padre Paco

REAL MADRID | LA INTRAHISTORIA

Llorente, como su padre Paco

Es sobrino-nieto de Paco Gento (seis Copas de Europa), nieto de Ramón Grosso (otra Copa de Europa), sobrino de José Luis Llorente y de Julio Llorente e hijo de Paco Llorente.

Marcos Llorente tiene una genética que le marca. Para bien. Ser sobrino-nieto de Paco Gento (seis Copas de Europa le contemplan), nieto de Ramón Grosso (campeón de la Copa de Europa de los Ye-Yés), sobrino de José Luis Llorente (fue un gran base del Madrid de basket) y de Julio Llorente (jugó en el Madrid de la Quinta del Buitre), hijo de Paco Llorente (el héroe de Das Antas, 1987) y de su madre Gelu Moreno (14 veces internacional con la Selección Española de baloncesto) le ha permitido crecer en la serenidad y en la relativización de todo: tanto del éxito como del fracaso.

El sábado llegó el día más esperado por este chaval de 20 años. Rafa Benítez le hizo debutar oficialmente con la camiseta que ha marcado la vida de toda su familia. Ya había jugado varios amistosos con Ancelotti y el propio Benítez, pero era su bautismo de fuego. Jugó quince minutos, estuvo sereno y actuó con solvencia. Lo que es él: un mediocentro con muy buena planta (1,81 metros).

Marcos, que también ayudó al Castilla de Zidane jugando dos partidos de central con buena nota, se parece a su padre por la manera en que se toma las cosas. Ni se vuelve loco ni saca los pies del tiesto.

A pesar de ser un día tan especial, Marcos Llorente se fue a casa tras su debut frente al Levante. Se sentó en el sofá junto a su perrito Keidi, un cachorro de raza carlino. Se puso a ver la tele y se mostró impasible, como le sucedía a su padre Paco tras sus grandes noches con el Oporto (en el destierro de Mestalla y en Portugal) y ante el PSV (¡dejó en el banquillo a Butragueño!).

Marcos se dirigió a su familia en estos términos: “No hay nada que celebrar porque aún no he hecho nada. Tengo que seguir trabajando”.

Esa austeridad emocional tiene ganado a Benítez, que sopesa seriamente incluirlo en la expedición que volará mañana a París. El técnico le pidió a Zidane que no lo utilizase ayer en Toledo con el Castilla. Llorente huele a primer equipo...

0 Comentarios

Normas Mostrar