Temas del día

El Sporting fue muy sólido para un Real Madrid despintado

SPORTING GIJÓN 0 - REAL MADRID 0

El Sporting fue muy sólido para un Real Madrid despintado

El Sporting fue muy sólido para un Real Madrid despintado

ELOY ALONSO

REUTERS

El Molinón fue una caldera, Pichu estuvo muy seguro bajo los palos y el Madrid, sin James desde el vamos, lució poco atractivo.

El Real Madrid se presentó en Gijón con un tridente de ataque a priori muy veloz y con mucha movilidad. Cristiano-Jesé-Bale fue la propuesta de Rafa, con Isco de enganche y Modric-Kroos en la sala de máquinas. Danilo y Marcelo pusieron la nota brasileña en los laterales de la defensa. El público del Molinón estuvo desde el principio muy metido en el regreso de su equipo a la primera división.

Una de las sorpresas –desilusión es la palabra correcta para el público latinoamericano- fue la ausencia de James desde el comienzo. Rafa optó por Jesé, y el colombiano lo vio desde el banquillo. En el Sporting de Gijón arrancó el chileno Carlos Carmona en el centro del campo. El primer tiempo fue entretenido: buenas llegadas de Isco y Bale –los más dinámicos en ataque-, precisión escandalosa de Modric en los pases y buena voluntad del Sporting para defender y contragolpear con velocidad.

La más clara la tuvo Sanabria de cabeza: el remate pegó en el larguero y rebotó en la línea de la portería de Keylor. En la contra de esa jugada, Segio Álvarez tomó a Cristiano en el área, cometiéndole un claro penalti que el árbitro no pitó. El primer tiempo acabó con un Sporting crecido y buscando con asiduidad la portería del costarricense.

La segunda mitad arrancó como terminó la primera: Sporting crecido, encima del Madrid, que tuvo un par de sustos fruto de la presión de los blanquirrojos. El chileno Carlos Carmona tuvo una muy clara de cabeza tras un error grosero de Varane en el despeje. El remate se fue muy cerca de la portería blanca. James por fin ingresó a los 55’ por Jesé, que no llegó a influir en el partido. El colombiano se tiró en un principio por izquierda, dejándole el centro del ataque a Cristiano y la banda derecha a Bale, aunque conforme avanzó el encuentro los tres rotaron mucho.

Dos cabezazos, uno del galés y otro desviado de Ronaldo inquietaron a Pichu, que fue creciendo con el paso de los minutos.A los 70' debutó con el equipo de Chamartín Mateo Kovacic, que ingresó por Isco, aunque no dejó su marca en el encuentro. A los 77 y a los 82 el portugués lanzó dos peligrosos remates que el portero de Badajoz paró con muchísima categoría, erigiéndose sin dudas en la gran figura del partido. A pesar de la gran presión del Real Madrid en los últimos minutos, la solidez defensiva del Sporting y la actuación de Pichu fueron demasiado para un Madrid que, más que blanco, lució pálido.

0 Comentarios

Normas Mostrar