Sinfonía sin puntería

BARÇA 1 - CITY 0

Sinfonía sin puntería

El Barça tumba al City y pasa a cuartos con un gol de Rakitic. Hart frenó a Messi, Neymar y Suárez y el equipo de Luis Enrique sufrió por no sentenciar. Agüero falló un penalti (77').

El Barcelona estará mañana en el bombo de los cuartos de final de la Champions League tras eliminar por segundo año consecutivo en octavos de final al Manchester City, que puede dar gracias al cielo de la falta de puntería exhibida por el equipo barcelonista a lo largo de la eliminatoria. Si el Barcelona llega a tener un acierto más o menos regular, los de Pellegrini se hubieran llevado un saco de goles. En la ida, pero especialmente ayer en una vuelta que acabó 1-0 para los barcelonistas gracias a una actuación inmensa de su portero. Aún así, el City dispuso de un penalti para ponerle una emoción injusta a la eliminatoria, pero Ter Stegen rechazó el disparo de Agüero.

Sólo por el recital de juego, caños y pases que desplegó Leo Messi sobre el césped del Camp Nou, el resultado es justo. Pero hay que contar que los porteros también juegan. Mención especial aquí a Joe Hart, que fue un verdadero titán bajo los palos ingleses y también para Ter Stegen, que no le fue a la zaga en la segunda parte, cuando el equipo barcelonista pasó por agobios al ver que toda su producción ofensiva no se traducía en goles. En esos momentos, el guardameta alemán, que había puesto al Camp Nou al borde del infarto con una salida alocada con el balón en los pies minutos antes, se echó el equipo a la espalda y fue el sostén de un Barcelona que merecía mucho más.

El Barça estuvo a punto de pagar muy caro e hecho de perdonarle tanto la vida al City. Se la perdonó en la ida al fallar Messi un penalti en el descuento y ayer se la perdonó estrellándose una y otra vez ante el gigantesco Hart y sus postes. Hasta en tres ocasiones disparó el Barça a los palos del portero inglés y en el resto, Hart paró los balones con toda su anatomía. Con la cara, con las manos, con las rodillas con el codo... salió el guardameta inglés del Camp Nou con moratones por todo el cuerpo de los balonazos que se llevó y de los planchazos que se dio sobre el césped del Camp Nou en una actuación memorable, que a la postre no le sirvió para seguir vivo en Europa.

El partidazo de Hart fue tal que logró eclipsar la sinfonía de Leo Messi, que en una primera parte de escándalo hizo bailar al City al son de su música. Messi decidió ayer vestirse de arquitecto y dibujó pases increíbles que dejaban a sus compañeros solos ante un portero que ayer lo paró todo menos el remate de Rakitic, que a la postre fue le único gol del partido.

En la primera parte, el Barcelona se fue con un 1-0 claramente escaso para sus méritos. El City, apenas se había acercado a la portería de Ter Stegen con un chut lejano de Kolarov, mientras que Neymar y Suárez habían disparado al poste de un Hart que ya dejaba entrever el recital que daría en el segundo tiempo.

Hasta entonces, la impotencia del City era manifiesta y se manifestaba en una colección de patadas que el colegiado italiano pasó por alto. Las lágrimas de Pellegrini en la previa dieron resultado. Fue tan milagro que el City perdiera por uno como que acabara con once jugadores.

En el segundo tiempo, el gigante inglés conjuró cualquier intento del Barcelona por ampliar la ventaja. Suerte tuvo el equipo catalán de que Ter Stegen estuviera a la altura y no desmereciera. El alemán cortó de raíz el intento del City para engancharse al partido parando un penalti al Kun y colocando al Barça en cuartos de semifinal e intimidando de cara al Clásico del domingo.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar