Sábado de Resurrección: día de la banderita

Sábado de Resurrección: día de la banderita

He visto a Koke! ¡Juro que le he visto! Estaba yo tranquilamente en el hotel de Buenos Aires cambiando las cuerdas a mi preciosa guitarra acústica Gibson, lo cual es una muy sana costumbre, y de repente he visto a Koke Resurrección. Por cierto, con el apellido precioso que tiene este chico para ponerse en la camiseta: “RESURRECCIÓN”...

Pues, como iba diciendo, he visto a Koke caminando despacito por el césped del estadio lisboeta de Da Luz, hacia el centro del terreno de juego con una banderita del Atleti, y le he visto posarla suavemente sobre el centro exacto del campo donde se jugará la final de la Copa de Europa, sobre el punto de arranque del partido, y también he visto cómo se arrodillaba y besaba la bandera, exactamente igual que hizo en el Santiago Bernabéu hace un año en la Copa del Rey, con el mismo cariño y el mismo cuidado que aquella vez.

Hay imágenes que valen para toda una vida. Ese hecho aislado cautivó a toda la afición del Atleti. Koke debe ser seguramente el jugador más especial para la afición del Atlético de Madrid, más de la casa, uno de los nuestros, para siempre, juegue donde juegue. Porque desde nuestra hermosa canterita salen de repente personas y jugadores como nuestro querido Koke, que representa como nadie lo que hace a este enorme Atlético de Brasil, que no se basa en nombres rimbombantes tipo Gareth, o rarezas así. Koke. A ‘sekas’. La humildad, desde el respeto. Como debe ser.
Koke, llévate la banderita a Lisboa, que la vas a necesitar.
El respeto, desde la humildad. ¡Y el año que viene, a la vez que te bordas algún distintivo por ser Campeón de Europa, te pones detrás de la camiseta “RESURRECCIÓN” que es una hermosura de palabra!

Comentarios

Comentarios no disponibles