Cristiano sí que cree

CSKA 1 - Real Madrid 1 | La contracrónica

Cristiano sí que cree

Cristiano sí que cree

El frío moscovita tampoco fue para tanto. Lo que de verdad dejó helado al Madrid fue el gol postrero de Wernbloom. Pero no hay color. Todos sabemos que el Madrid de Mourinho jugará los cuartos de final. Los rusos lo tienen asumido...

Un poco 'ploff'. Así nos quedamos todos los madridistas con el gol de Wernbloom en el descuento. Más injusto que el trato recibido por Marisa Naranjo tras la Nochevieja de 1989. ¡Quién no se ha equivocado alguna vez entre uva y uva! Pues esto igual. Los rusos del Cheska sólo sabían de Casillas por el intercambio inicial de banderines, pero en ese fatídico descuento la lió este rubio gigantón afiliado a la Peña Madridista de Suecia. Roma no paga traidores. Tampoco le culpo al chico. Él se reivindica con un gol de pillo que llenará el Bernabéu el 14 de marzo. La vuelta será más morbosa, aunque todos sabemos que estos azulgrana de la estepa y el vodka se van a llevar cuatro como mínimo (admito apuestas).

Héroe de la Décima. Ese papel está destinado para ese portugués insaciable, capaz de jugar con un tobillo roto, de sudar a -10º, de armar su pierna mala (la zurda) como si fuese un Colt 45 y de engordar un día sí y otro también esa estadística que parece sacada de los archivos de la NASA (no pertenecen a este planeta). Cristiano suma 122 goles en 124 partidos. Le veo marcando en el Allianz Arena de Múnich el gol de la soñada Décima. Se lo merecería, por su profesionalidad y su ejemplaridad. Este 7 vale por 7.

Platinato & Villarato. Son amigos y residentes en Zúrich, Bruselas y Nyon. Donde les pille mejor el gañote de turno. Se hacen los lonchas cuando les hablan del tema. A Platini le dices la palabra Ovrebo y se carcajea. Ellos se reservan para la Champions. Ahí, su mano es implacable. Miren las dos imágenes de la izquierda. Cristiano, sacado del campo con un codazo clamoroso. Luego vino el 1-1. ¿Por qué? ¿Por qué?

¡Ánimo Karim! Su lesión nos heló la respiración incluso a los que estábamos aquí, a ocho grados sobre cero. Ese gesto sonó a rotura muscular y a tres o cuatro semanas de baja. Pero es su año y seguro que los santos le protegen. Karim resistirá y fijo que será poca cosa. Soy muy de Higuaín y siempre lo seré, pero Benzema se ha ganado el derecho a añorarle ante una posible ausencia. Está que se sale y su presencia es tan necesaria como la de Di María. Los dos estarán para la hora de la verdad. ¡Ánimo, jabatos!

Coentrao & Sahin. Míster, te apoyo hasta tomando un zumo por la mañana. Pero hay cosas que desconciertan. Sahin se quedó en la grada del Luzhniki como un turista accidental. El turco lleva la pre-pre-pre-pretemporada más larga de la historia del fútbol. La afición quiere verle. ¿No fue el mejor de la Bundesliga y por eso se le fichó? ¿Alguien nos está escondiendo algo que el Bernabéu deba saber? Sin embargo, de Coentrao sabemos casi todo. Buen lateral, apañado, peleón, limitado y acostumbrado al aprobadillo. O sea, un jugador de 10 millones de euros, no de 30...

Racha triunfal. Pero ojo con este Madrid. Lleva dos años sin perder en el continente un solo partido fuera de casa (16-2-2010, 1-0 en Lyon). Van 15 encuentros en los que vuelve con un buen resultado. Chapeau.

Afición fiel. El 1-1 me dolió por los 871 vikingos presentes en el Luzhniki. Sobre todo por los 400 de las peñas Fondo Ruso, San Petersburgo y Uros Blancos de Bielorrusia. Y no olvido a los peñistas de La Gran Familia, La Clásica, Mazacotero de Torrijos (Toledo), We are the Champions, París 2000, Olaf El Vikingo, 5 Estrellas, Los Dos y Chur (Suiza). ¡Héroes!