Temas del día

We are the champions

Final Copa del Rey | La contracrónica

We are the champions

We are the champions

La mayor alegría del madridismo desde la Séptima en Amsterdam. Mourinho pasará a la historia por haber noqueado al mejor Barça de todos los tiempos. La final más grandes de todos los tiempos. Iker Casillas, capitán y héroe eterno.

Desde el cielo. Cristiano se elevó al firmamento de Valencia, se quedó suspendido en el aire dos segundos que parecieron dos siglos. Los que confirman la hegemonía del mejor club del siglo XX y del XXI: el Real Madrid. Un equipo de legionarios que tiene un estilo único que lo convierte en un objeto de culto para sus fieles: la honradez, el compromiso y la pasión por un escudo. Creía que amaba al Madrid por encima de muchas cosas, pero anoche en Valencia ocurrió algo mejor. Me enamoré. Y conmigo los 22.000 valientes que se dejaron la garganta en Mestalla y los millones y millones en toda la piel de toro que van a hablar durante décadas de una final que quedará en la memoria. Por eso mucha gente es del Madrid. Por noches tan hermosas como ésta. ¡Así, así, así gana el Madrid!

Ambientazo. No me extraña que este partido se haya visto hasta en Trinidad y Tobago. Es un orgullo como periodista español tener la fortuna de narrar in situ las andanzas de los dos mejores equipos de fútbol del planeta Tierra. Un espectáculo inmenso, colosal. En el campo y en las gradas de Mestalla, que vivieron una fiesta difícil de mejorar. El colorido de las gradas fue de premio, la tensión ambiental se cortaba con una afilada hoja de afeitar, cada minuto parecía una eternidad, cada falta estaba en la frontera de la amarilla y la roja, cada desmarque era un volcán con 50.000 almas en vilo Se lo digo de corazón, jamás viví una final con tanta intensidad emocional. ¡Viva la Copa!

Fiestón. Felicito a la ciudad de Valencia y a sus fuerzas de seguridad por lo bien que organizaron el evento. Los madridistas, más animosos y numerosos, en el cauce del Turia. Los azulgrana en la parte norte de Mestalla. Cada oveja con su pareja y buen rollo, pero desde que llegué a las cinco de la tarde a la Fan Zone vikinga supe que esta Copa volvía a casa. Hasta el padre de San Iker Casillas y el hijo de Zoco (no olvido cuando en 1974 recogió la Copa en el palco del Calderón tras meterle 4-0 al Barça) me animaban como si fueran dos niños ante esa réplica de Cibeles, que se convirtió en un objeto de peregrinación festiva y pacífica. Por un momento, me hubiera zambullido entre la multitud y hubiera querido que ese instante se hubiese eternizado. Qué gozada de final ...

'Mazinger' Pepe. Desde el 5-0 de noviembre había transcurrido medio año. Tiempo de sobra para que un estratega de ciencia-ficción como Mourinho buscase el antídoto para convertir el tiqui-taca en una película en horario infantil sin margen para sorprender al enemigo. Y Pepe tuvo mucho que ver en eso en el primer asalto de la final. En la primera parte desquició a todos, cortocircuitó el vals del centro del campo culé y encima firmó la ocasión que puso en pie a un Imperio al cabecear a la madera de Pinto tras un pase picassiano de Özil. El 0-0 del intermedio no hacía justicia al partidazo de un Madrid imponente. Con Pepe vestido de súper héroe ...

Real Mourinho. Bendigo la hora en la que este portugués de Setúbal firmó su contrato por el Real Madrid. Anoche, dio una lección táctica que será objeto de estudio en los clínics de entrenadores. Míster, obrigado de corazón por habernos hecho tan felices. Me voy llorando de emoción a casa. Le contaré a mi pequeño Marcos Santiago que su Madrid ha ganado otra Copa. Como de costumbre