Competición
  • Copa América
  • Liga Endesa ACB
  • Mundial Femenino
  • Eurocopa Sub 21
  • NBA
Copa América
Liga Endesa ACB
Mundial Femenino
NBA
Toronto Raptors TOR

-

Golden State Warriors GSW

-

Así se recuperó el miedo escénico

Real Madrid - Barcelona | La intrahistoria

Así se recuperó el miedo escénico

Hacía años que no se veía un Bernabéu tan festivo, tan animado, tan ruidoso, tan vivo... El Tottenham y los 3.603 ingleses que había en la grada alta del santuario blanco no entendían qué estaba pasando. "Nos habían dicho que esto era la Ópera y resulta que el Bernabéu ha parecido Anfield en sus grandes noches", comentó un directivo de los Spurs a los dirigentes madridistas en el Palco de Honor nada más consumarse el 4-0. O sea, que ante el Tottenham regresó el miedo escénico. Las medidas adoptadas por el club tuvieron mucho que ver en esta fiesta que recreó la magia de las grandes noches europeas de los años 80. La primera, decidir que la música atronadora de discoteca no aturdiese los oídos de la afición media hora antes del encuentro como suele ocurrir. En segundo lugar, el arrebatador himno del Centenario de Plácido Domingo se adelantó cinco minutos y se escuchó antes de que saltasen los dos equipos al campo (se suele poner con la salida de los jugadores y finaliza con el saque inicial, lo que deja silencioso al estadio). El martes fue al revés. Saltaron los equipos, la megafonía permaneció en silencio hasta que se escuchó el himno de la Champions y la grada tomó el 'mando' de las operaciones mientras que una bandera de 40 metros de ancho y cinco de alto enardecía al personal: "Hasta el final, vamos Real". El éxito definitivo llegó con el reparto de 70.000 banderitas del Madrid, que sustituyeron al típico tifo, que deja a la gente fría y posando para la foto. Con las banderas se consiguió el efecto movimiento durante los noventa minutos. La afición saltó, bailó, ondeó sus banderas, vibró y llevó la voz cantante. Así sí. Volvió el miedo escénico. Esto le espera al Barça...