Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga 1,2,3
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Liga Belga
  • Liga Rumana
  • Liga Turca
  • Liga Endesa ACB
  • NBA
  • Liga Chilena
  • Liga Mexicana - Clausura
  • Masters 1000 Montecarlo
LaLiga Santander
Celta Celta CEL

-

Girona Girona GIR

-

Rayo Rayo RAY

-

Huesca Huesca HUE

-

Liga Holandesa
FC Emmen FC Emmen EMM

-

Utrecht Utrecht UTR

-

Groningen Groningen GRO

-

Ajax Ajax AA

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Zwolle Zwolle ZWO

-

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

De Graafschap De Graafschap DGR

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Liga Belga
Union Saint-Gilloise Union Saint-Gilloise USG

-

Zulte Waregem Zulte Waregem WRG

-

Cercle Brugge Cercle Brugge CER

-

Kortrijk Kortrijk KOR

-

Westerlo Westerlo WES

-

KV Oostende KV Oostende OOS

-

Eupen Eupen EUP

-

STVV STVV STR

-

Liga Rumana
ACS Sepsi ACS Sepsi SEP

-

Cluj Cluj CFR

-

Liga Turca
Trabzonspor Trabzonspor TBZ

-

Yeni Malatyaspor Yeni Malatyaspor YEN

-

Akhisar Belediyespor Akhisar Belediyespor AKI

-

Antalyaspor Antalyaspor NTL

-

Göztepe Göztepe GÖZ

-

BB Erzurumspor BB Erzurumspor BBE

-

Galatasaray Galatasaray GAL

-

Kayserispor Kayserispor KAY

-

Liga Endesa ACB
Gipuzkoa B. GBC

-

Joventut JOV

-

Gran Canaria CAN

-

Manresa MAN

-

Obradoiro OBR

-

Fuenlabrada FUE

-

NBA
Brooklyn Nets BKN

-

Philadelphia 76ers PHI

-

San Antonio Spurs SAS

-

Denver Nuggets DEN

-

FINALIZADO
Orlando Magic ORL

93

Toronto Raptors TOR

98

FINALIZADO
Indiana Pacers IND

96

Boston Celtics BOS

104

FINALIZADO
Oklahoma City Thunder OKC

120

Portland Trail Blazers POR

108

Liga Mexicana - Clausura

La victoria más hermosa

EUROCOPA 2008 | CUARTOS DE FINAL | ESPAÑA 0 - ITALIA 0

La victoria más hermosa

La victoria más hermosa

REUTERS

España se mete en las semifinales de la Eurocopa tras ganar a Italia en una agónica tanda de penaltis

España estará en las semifinales de la Eurocopa. Se acabó el miedo, la maldición y todas esas gaitas que hacían que España agachara la cabeza en los grandes torneos. Llegaron los cuartos de final en Viena y apareció Italia. Llegó la prórroga y llegaron después los penaltis. Apareció la angustia y sobrevolaron los fantasmas en la Viena Imperial. Pero eso se acabó. Iker Casillas se cargó a Italia y levantó, por fin, la cabeza del fútbol español en una agónica tanda de penaltis tras 120 minutos en los que la Selección había sido muy superior.

Miedo. Respeto. Precaución. Llámenlo como quieran, pero los primeros diez minutos del partido nos hicieron acordarnos del boxeo, nos hizo recordar al Alí-Foreman de Kinshasa. Minutos de tanteo, de observación, de medir distancias sin apenas golpes. Quizá un jab en forma de disparo de Silva que no tuvo problemas para Buffon.

Esto, la primera noticia de que en el campo había porterías, sucedió en el minuto 10, el mismo en el que el árbitro comenzó su pequeño festival con una tarjeta amarilla a Iniesta. Con lo que había en el campo y le tuvo que tocar al bueno de Iniesta. Vivir para ver. En ese instante ya se conocían los púgiles, ya se habían puesto cara los dos rivales. Por un lado la España de siempre, la del toque, la del sobo, la de los bajitos, la de los jugones. Por el otro, la retocada Italia, sin Pirlo ni Gattuso, pero con De Rossi y Aquilani, con presión y pierna fuerte, sin querer el balón y sin ponerse colorada por ello.

Guiones previstos de una historia mayor. El balón fue de España siempre y con él dio la Selección su habitual y buena imagen. Con la pausa justa en busca de una sorpresa que pudo llegar gracias a un jugadón de Torres, a un tiro de Villa o a otro buen remate de Silva. La presión y la espera fueron las armas de Italia en ese primer tiempo. Eso y su eterna sabiduría para aprovechar cualquier error, para convertir resquicios en puertas. Así llegaron al área Cassano, Perrotta y Luca Toni y nos pusieron el corazón en un puño en dos ocasiones tras dos despistes de Ramos.

Por el camino se quedaron también dos discutibles acciones del árbitro, que dejó sin castigo un más que factible empujón a Iniesta dentro del área y un pisotón inexcusable de Grosso a Silva. Errores dentro de esta historia que, cada vez más, nos parecía ya vista, terroríficamente vivida por España. No dejó mucho más que tensión la segunda parte. Sí mas alternativas para los dos equipos, sobre todo después de que Donadoni y Luis movieran sus primeras piezas. Cazorla y Cesc sustituyeron a Iniesta y Xavi para no mover el dibujo rojo. Camoranesi reemplazó a Perrotta y le dio más aire a su centro del campo y a su juego.

Agobio

Por momentos, incluso Italia pareció superior a España. Fueron 10 minutos de agobio en los que, al mando del italoargentino, la Selección se vio exigida. Casillas tuvo que salvar bajo palos un tiro de Cassano y Toni volvió a incordiar más de lo debido. Minutos duros, pero un espejismo.

En cuanto Cesc tomó el mando de la situación, la Roja recobró el brío, volvió a sus orígenes y se puso a tocar hasta ganar o morir. Minutos finales de claro dominio y de ilusión renovada. Instantes de infarto con un tiro al palo de Senna. La mala suerte, otra vez. La historia conocida, ya vista y terroríficamente vivida antes de irse a la prórroga.

Un tiempo extra que, para completar todos los argumentos de la batalla, se convirtió en un duelo de porteros con un Buffon magnífico y un Casillas extraordinario sacando un remate de Di Natale que se colaba sin remisión. Demasiada tensión para cualquiera, demasiado cansancio y mucho miedo ya en los 22 jugadores, que pusieron el retrovisor y decidieron guardar la ropa para evitar fallos ridículos que pudieran ser mortales antes de llegar a los penaltis.

Los penaltis, la agonía, los cuartos de final... La historia conocida, ya vista y terroríficamente vivida. Pero eso se acabó. Un grandísimo Iker Casillas le paró dos penas máximas a De Rossi y a Di Natale y tapó el negro agujero de España en las grandes competiciones. Sí, lean bien. España está en las semifinales de la Eurocopa tras ganar a Italia en los penaltis. Ahí queda eso.