ACTUALIDAD

El audio que envió Tomás Gimeno a la madre de Anna y Olivia

El portavoz de la familia ha confirmado que Tomás Gimeno, antes de matar a sus hijas, envió a la madre de las niñas un audio pidiéndole una de las niñas recoger unos cuadros.

tomas gimeno anna y olivia

Un último audio. Un audio de la pequeña Olivia pidiéndole a su madre recoger unos cuadros a los pocos días. Las últimas palabras de la niña para la madre. Un audio que el portavoz de la familia ha confirmado que existe y lo ha calificado como "un acto de un ser depravado".

El asesino Tomás Gimeno, padre de Anna y Olivia, envió un último audio a su ex mujer, madre de las niñas. Un último recuerdo sonoro que ha confirmado Joaquín Amills, portavoz de la familia y presidente de la organización SOS Desaparecidos.

Según ha confirmado Amills en una entrevista en el diario Almería Hoy. Según reconstruye las últimas horas de las niñas con vida, antes de ir al barco y lanzarlas al agua, realizó una última acción contra la madre: "Hizo que la pequeña Olivia grabara un audio encargando a su madre recoger unos cuadros. Tomás Gimeno envió a Beatriz un último recuerdo. Una maldad propia de un ser depravado. En ese momento asesinó a sus dos hijas".

Beatriz llamó mientras Gimeno llevaba a las niñas muertas en bolsas

Como las niñas no volvían a casa, Beatriz llamó otra vez al padre, y según han registrado las cámaras, las llamadas, y el resto de reconstrucción realizada por los profesionales, el relato de los hechos es aterrador.

Tras el audio de la pequeña, y matar a sus dos hijas, "metió a las niñas en unas bolsas que cargó en el coche junto a los pesos que utilizó como lastres. Demostró una vez más la frialdad con que había planeado hasta el último detalle al coger el perro para dejarlo en casa de sus padres, a los que también entregó las tarjetas bancarias con los números pin, así como la documentación del auto que les había transferido un día antes.

"No dejan lugar a dudas las imágenes de que se trataba de las mismas bolsas de deporte que arrojó al mar. Paró un momento para atender una llamada de Beatriz interesándose por sus hijas. Le contestó que iba a cenar con ellas y se las devolvería después. Esa conversación tuvo lugar con él en el puerto y los cadáveres de las niñas en las bolsas".