ACTUALIDAD

Violenta agresión de un pasajero a dos vigilantes de Renfe

Los miembros de la seguridad instaron a esta persona a bajar del tren debido a que viajaba sin billete. Tras un intercambio de golpes, el pasajero fue expulsado.

Un tren de Rodalies en Barcelona ha sido el escenario de una violenta escena protagonizada por un pasajero que agredió a dos vigilantes de seguridad. Los hechos han trascendido después de que el sindicato Adn Sindical Seguridad y Servicios de Cataluña haya difundido un vídeo grabado por una de las personas que se encontraba viajando en el tren.

Como se aprecia en las imágenes, el suceso se originó cuando los vigilantes exigieron al pasajero que se bajara del convoy al no contar con billete. Esta persona reaccionó con violencia a esta solicitud y respondió a puñetazos contra los miembros de la seguridad del tren.

Esta situación, que tuvo lugar sobre las 19:00 horas del pasado domingo, se prolongó durante algunos minutos ante la sorpresa del resto de pasajeros del tren. Antes de que se iniciasen estas violentas escenas, el presunto agresor negó que viajase sin billete e insistió en que debía continuar el viaje debido a que llegaba tarde a su trabajo.

Tras un intercambio de palabras y la negativa de los vigilantes a dejarle seguir en el tren, este ciudadano comenzó a dar puñetazos y patadas a uno de estos miembros de la seguridad, tirándole al suelo. El compañero del vigilante reaccionó e intentó reducir al viajero a golpes de porra hasta expulsarlo del tren. Posteriormente fue necesaria la intervención de agentes de los Mossos d'Esquadra, ya que esta persona trató de impedir que el tren continuase su viaje.

Comunicado del sindicato Adn

El sindicato Adn emitió un comunicado en el que justificó la actuación de los vigilantes privados, aunque reconoció que podrían haberse empleado otra estrategia para resolver esta situación. Así, destacan que “si bien la intervención deja mucho que desear, los vigilantes son sorprendidos por la agresión" y subraya que éstos actuaron “en defensa propia”.

Además, esta organización señala que los miembros de seguridad se limitaron a seguir las órdenes del interventor y apunta que “los golpes efectuados por uno de los agentes con la defensa no son ejecutados con brutalidad".