ACTUALIDAD

Revelan nuevos datos sobre la efectividad de las vacunas de Pfizer y Moderna en el mundo real

Los expertos demostraron que los sueros eran útiles para reducir la carga viral, los síntomas y la duración de la enfermedad entre las personas con infecciones intercurrentes.

Revelan nuevos datos sobre la efectividad de las vacunas de Pfizer y Moderna en el mundo real
ADEM ALTAN AFP

Sin duda, dos de las vacunas más efectivas contra el coronavirus son las desarrolladas por Pfizer-BioNTech y Moderna. Ahora, un grupo de investigadores de Estados Unidos ha realizado un estudio en casi 4.000 participantes para medir dicho valor en el mundo real. 

Así, en aquellos que tenían la pauta completa, el remedio fue efectivo en un 91%, mientras que si únicamente habían recibido un pinchazo, el valor disminuía hasta el 81%. Además, los expertos también demostraron que los sueros eran altamente efectivos para reducir la carga viral, los síntomas febriles y la duración de la enfermedad entre las personas que desarrollaron infecciones intercurrentes a pesar de haber sido vacunadas.

Reducir el impacto

Los individuos inmunizados total o parcialmente tenían un nivel más bajo de ARN viral, un menor riesgo de desarrollar síntomas febriles y una duración reducida de la enfermedad en comparación con los individuos no vacunados. En ese sentido, los investigadores afirmaron que si más datos confirmaran que estos fármacos reducen la carga viral y mitigan la infectividad del patógeno, esto sugeriría que las vacunas no solo son altamente efectivas para prevenir el contagio, sino que también podrían reducir el impacto de las infecciones irruptivas.

Mark Thompson, miembro del Comité para la Respuesta contra el Coronavirus de los CDC estadounidenses, detalló que esta cualidad tiene implicaciones significativas para los trabajadores esenciales y de primera línea, dado su potencial para propagar el virus a través del contacto cercano frecuente con pacientes, compañeros de trabajo y el público.

Una dosis y pauta completa

Para llevar a cabo la investigación, Thompson y el resto del equipo analizaron cohortes prospectivos de 3.975 sanitarios y otros trabajadores esenciales de primera línea en ocho zonas de Estados Unidos. Calcularon la eficacia de la vacunación parcial y total para prevenir el contagio por SARS-CoV-2 y compararon la carga de ARN viral de los vacunados que tenían una infección avanzada con la de los participantes infectados no vacunados.

Los especialistas también cotejaron la frecuencia de los síntomas febriles y la duración de COVID-19 entre los grupos vacunados y no vacunados. Las muestras se analizaron mediante una PCR y la eficacia se calculó para la inmunización completa (14 días o más después de una segunda dosis) y la parcial (14 días o más después de una dosis o hasta 13 días después de una segunda dosis).

Elevada eficacia

Los participantes habían recibido la vacuna BNT162b2 de Pfizer-BioNTech o la vacuna mRNA-1273 de Moderna y la eficacia se calculó tras del ajuste por ubicación, ocupación y circulación local del virus. Así, se determinó que la tasa se elevaba hasta el 91% para aquellos con pauta completa y el 81% para los que únicamente recibieron una dosis.