ACTUALIDAD

Una laguna azul turquesa que encanta a turistas, pero es tóxica

Ubicada en el condado inglés de Derbyshire, se cree que sus aguas podrían estar llenas de cadáveres de animales, excrementos y otro tipo de desechos.

Una laguna azul turquesa que encanta a turistas, pero es tóxica
BPM Derbyshire Live

El condado inglés de Derbyshire alberga una notable atracción turística que congrega a numerosos visitantes: la Laguna Azul. Atraídos por su ubicación y el agradable clima de la zona, destaca especialmente por su agua turquesa, aunque las autoridades han advertido que es tóxica y no apta para bañarse. 

Está situada sobre la antigua cantera de Harpur Hill, por lo que el agua tiene altos niveles de pH alcalino perjudiciales para la piel. Los medios locales lo describen como "un baño de lejía". Según se acerca el buen tiempo, cada vez tiene más visitantes, por lo que la Policía ha tenido que aumentar sus esfuerzos para disuadir a las personas que acuden.

Teñidas de negro

Así, aquellos que naden en la Laguna Azul corren riesgos por la contaminación, pero también pueden ser multados al encontrarse en una propiedad privada. Para evitar la presencia de turistas, el año pasado se tiñeron de negro las aguas para hacerlas menos atractivas y varios granjeros las cubrieron de estiércol.

La presencia de turistas ha llegado a ser muy incómoda para los residentes de la zona. Éstos aparcaban sus coches en las aceras e incluso llegaban a bloquear la entrada a los garajes de las viviendas. 

Problemas de salud

Las aguas de la Laguna Azul han sido catalogadas como "las más peligrosas de Reino Unido". Se cree que podrían estar llenas de cadáveres de animales, excrementos y otro tipo de desechos. Por este motivo, los agentes policiales advierten que "las personas corren el riesgo de sufrir un choque de agua fría, lesionarse con objetos ocultos bajo la superficie o desarrollar problemas de salud por la contaminación".