ACTUALIDAD

Detenido por realizar 8.700 llamadas para insultar a servicios de emergencias

Un hombre de 49 años había realizado desde 2019 más de 8.700 llamadas a los servicios de emergencias. En ninguna de ellas precisaba de ayuda.

Detenido por realizar 8.700 llamadas para insultar a servicios de emergencias
Pixabay

Desde el año 2019 hasta ahora, un hombre de 49 años ha venido realizando llamadas a los servicios de emergencia. El caso es que en ninguna de ellas precisaba ayuda, pues según la Policía Nacional, se hicieron "con ánimo de injuriar y obstruir el servicio". Ahora, el presunto autor ha sido detenido por un delito de desobediencia grave.

Según ha explicado la Jefatura Superior en un comunicado, el hombre realizó 3.789 llamadas al 091 y 4.557 a la salda de emergencias del 112. Del mismo modo, se registraron llamadas también a la Policía Local de Gijón. Los hechos se descubrieron en el mes pasado, cuando el Centro Inteligente de Mando Comunicación y Control 019 de la Jefatura de Asturias, lugar en el que se centralizan las llamadas a la Policía Nacional, dio cuenta de la recepción de un número considerable de llamadas por parte de este hombre, que llamaba "únicamente para increpar e insultar a los operadores de dicha sala".

Así, la Brigada Provincial procedió a dar comienzo a una investigación para esclarecer los hechos, constatando de esta forma que las llamadas se hicieron únicamente con motivos injuriosos. "En ninguna de las llamadas a ambos servicios de emergencia se solicitaba servicio de urgencia ni requerimiento alguno, y que únicamente se producían con ánimo de injuriar y obstruir el servicio".

Tras identificar al usuario a través de la tarjeta telefónica desde la que se realizaban las llamadas, los agentes procedieron a la detención del hombre de 49 años por un delito desobediencia grave, "al hacer caso omiso de los reiterados requerimientos de los operadores de emergencias para que dejase de ocupar las líneas de emergencia". Después de pasar a disposición judicial, está en libertad con cargos a la espera de la celebración del juicio.

Posibles sanciones

En su comunicado, la Jefatura Superior recuerda que la pena impuesta para este tipo de delitos, recogida en el artículo 556.1 del Código Penal, va de tres meses a un año de prisión o multa de seis a dieciocho meses. Asimismo, insisten en la utilización responsable de estos servicios de emergencia, cuyo mal uso puede provocar el perjuicio en una llamada que realmente necesite de su intervención.