ACTUALIDAD

Rusia ultima su bomba 'invisible'

Las adquisiciones de este artefacto por parte del Estado están programadas para el año en curso y para 2022-2023.

Rusia ultima su bomba 'invisible'
Vitaly V. Kuzmin Wikipedia

Este año, las Fuerzas Armadas de Rusia incorporarán una gran novedad: las primeras unidades de la bomba planeadora PBK-500U Drel. Se trata de un artefacto que destaca por ser invisible para los radares e incorpora 15 submuniciones autoguiadas equipadas cada una con un paracaídas.

Tal y como confirmó Yuri Borísov, viceprimer ministro ruso, las pruebas realizadas "han confirmado la eficacia de combate" de esta arma. Así, las adquisiciones de la misma por el Estado están programadas para el año en curso y para 2022-2023.

Análoga estadounidense

Aunque el desarrollo del explosivo comenzó en la última década del siglo XX, no fue hasta el año 2016 cuando se iniciaron las pruebas. La última fase de las mismas coincidió con las primeras de su análoga norteamericana, la bomba planeadora GBU-39/B.

Pero la desarrollada por Rusia aprovecha las ventajas del sistema de posicionamiento GLONASS, la navegación por satélite del país, y también un sistema de guiado inercial, así como los sensores infrarrojos y de radar. Además, su acelerador a chorro le proporciona un alcance de hasta 30 kilómetros, en función de la altura a la que se haga el lanzamiento. 

Prohibición de bombas de racimo

El portador principal de la PBK-500U Drel será el cazabombardero de quinta generación Sukhoi Su-57. Rusia (junto a países como Estados Unidos, Israel, India y Pakistán) no se encuentra entre las naciones firmantes de la Convención sobre las bombas con submuniciones. Este grupo pretende prohibir a nivel mundial el uso de esta clase de armas (conocidas popularmente como bombas de racimo) bajo cualquier circunstancia.