CORONAVIRUS

La mascarilla que destruye el coronavirus en un minuto

Son la nueva revolución del mercado: se han desarrollado en Valencia con una tecnología inteligente. Además, duran entre 8 y 12 horas.

La mascarilla que destruye el coronavirus en un minuto
Fernando Alvarado EFE

Desde el estallido de la pandemia el pasado mes de marzo de 2020, la mascarilla se ha vuelto un accesorio imprescindible para poder salir a la calle. La hemos conocido de todos los colores, formas y tipos, pero, en la Universidad Católica de Valencia han conseguido ir un paso más allá: esta nueva mascarilla que han desarrollado destruye el coronavirus en menos de lo que te esperas.

En vista de que será un objeto que tendremos que llevar por un largo tiempo, hasta que la pandemia del coronavirus se estabilice con la campaña de vacunación -que sigue avanzando sin descanso en toda España-, esta universidad ha encontrado un tejido capaz de acabar con el virus en menos de un minuto. Sí, destruir el coronavirus en menos de 60 segundos. Pero, ¿cómo es posible?

Según indican los propios creadores, y recoge los Informativos de Antena 3, el secreto está en el tejido que han elegido para desarrollarlas. Se trata de un tejido inteligente que produce una reacción química que permite acabar con la COVID-19 en un tiempo récord. Pero, además, no solo es eficaz contra el coronavirus, sino con otros virus como por ejemplo la gripe.

Duran entre 8 y 12 horas

Creadas por la empresa alicantina Visormed y el laboratorio UCV Research, esta nueva mascarilla antiCOVID ha sido presentada este jueves por la mañana por la Universidad Católica de Valencia (UCV). Indican que sus filtros son capaces de acabar con las bacterias, además del coronavirus y ha recibido el nombre de FFPcovid Mask.

“Destruye el virus del coronavirus y bacterias al entrar en contacto con la mascarilla”, comentaba el profesor de la universidad, Ángel Serrano, quien apunta que su gran diferencia con las mascarillas convencionales es que posee una capacidad microbiana y que, también, produce menos residuos biológicos. Su efectividad dura entre ocho y 12 horas, por lo que son desechables. De hecho, su forma recuerda mucho a las FFP2. Además, ha sido desarrollada contando con ayuda de investigadores expertos del Reino Unido Corea del Sur y Noruega.