Coronavirus

Primera consecuencia positiva del fin del estado de alarma en España

Las reservas hoteleras se han disparado un 15% desde que se supo que no se prorrogaría el estado de alarma. El sector turístico mira con confianza al verano.

Primera consecuencia positiva del fin del estado de alarma en España
Marta Perez EFE

El estado de alarma decae en España. La madrugada del sábado al domingo nuestro país ya no tendrá impuesta esta situación jurídica y por tanto se levantarán varias de las restricciones impuestas en el decreto que regula el estado de alarma como el toque de queda. Las comunidades autónomas tendrán las competencias para seguir anunciando medidas para atajar la pandemia del coronavirus, pero éstas serán más laxas que con el estado de alarma.

El fin de las restricciones, del toque de queda y del confinamiento perimetral en la mayoría de las comunidades autónomas ha traído consigo la primera consecuencia positiva para la economía española. Y es que el fin del estado de alarma ha provocado un gran repunte en las reservas hoteleras. De hecho, desde que se supo que el Gobierno no iba a prorrogar el estado de alarma, éstas se han disparado un 15% y España ya es el segundo país que más contrataciones recibe para la temporada de verano.

Fin del cierre perimetral y ritmo de vacunación

Tanto es así que algunos alojamientos ya tienen el cartel de completo en algunas fechas estivales. Los expertos apuntan al fin de estado de alarma como una de las razones que han provocado estas reservas, pero también mencionan la reapertura de las comunidades autónomas y el excelente ritmo de vacunación alcanzado en España (este jueves de hecho se registró otro récord en un solo día) como las principales causas que han propiciado este incremento.

El sector turístico es consciente de que las reservas no alcanzarán las cotas de 2019, pero sí que confían en que el verano sea incluso mejor que el pasado año, cuando también en junio decayó el estado de alarma impuesto en el mes de marzo y por ello se pudo ‘salvar’ una temporada estival que en lo más duro de la primera ola de la pandemia comenzó a tener un horizonte muy desesperanzador.

Este año la situación es muy diferente. A pesar de que España está finalizando un periodo de más de seis meses de estado de alarma, el escenario es radicalmente distinto. Están disponibles hasta cuatro vacunas contra el coronavirus, la cuarta ola tras la Semana Santa no ha tenido el efecto vaticinado y el porcentaje de vacunados sigue incrementándose día a día.

Confianza del sector turístico

Todos estos factores han provocado confianza tanto en el sector turístico nacional como en la propia sociedad, que con sus reservas para la temporada de verano evidencia un positivismo ante unas vacaciones que desde que comenzó la pandemia del coronavirus siempre han estado en duda. El confirmado fin del estado de alarma ha traído la primera consecuencia positiva para el turismo nacional. La vacunación y por consiguiente el fin de las restricciones ayudarán aún más y poco a poco se irá recuperando la tan ansiada vieja normalidad.