ACTUALIDAD

El Ingenuity logra un vuelo de récord

Durante su tercer vuelo en Marte, el helicóptero de la NASA se desplazó 50 metros, a 5 metros de altura, y alcanzó una velocidad de 2 metros por segundo.

El Ingenuity logra un vuelo de récord
NASA/JPL-Caltech via REUTERS

El helicóptero Ingenuity lanzado por la NASA continúa cumpliendo con éxito sus misiones. Este domingo, durante su tercer vuelo en Marte, logró desplazarse más rápido y más lejos de lo que había hecho jamás en las pruebas realizadas en la Tierra. El artefacto despegó a las 10:30, hora peninsular española, y se elevó 5 metros, lo mismo que en su segundo vuelo. Después, se desplazó unos 50 metros, un poco más de la mitad de la longitud de un campo de fútbol, alcanzando una velocidad máxima de 2 metros por segundo.

Horas después, los datos llegaron al Laboratorio de Propulsión a Reacción (JPL) de la NASA en el sur de California, donde el equipo de científicos quedó impresionado al ver el helicóptero desaparecer de la vista. “El vuelo de hoy fue lo que planeamos y, sin embargo, fue poco menos que asombroso”, asegura en un comunicado Dave Lavery, del programa del Ingenuity en la sede de la NASA en Washington. “Con este vuelo, estamos demostrando capacidades críticas que permitirán la adición de una dimensión aérea a futuras misiones a Marte”.

La agencia espacial estadounidense planea ya la preparación de un cuarto vuelo, que incrementará la dificultad de las operaciones para llevar al helicóptero al límite. Después de un mes como máximo, el Ingenuity se detendrá para permitir que el rover Perseverance se dedique a su tarea principal: buscar rastros de vida antigua en Marte.

No conviene que viaje muy rápido

El generador de imágenes Mastcam-Z a bordo del rover Perseverance, a bordo del cual llegó el pequeño helicóptero de 1,8 kg, grabó este tercer vuelo de 80 segundos para enviar las imágenes a la Tierra en los próximos días. El equipo de Ingenuity ha estado superando los límites del helicóptero al añadir nuevas instrucciones para capturar más fotos propias, incluso de la cámara a color, que fotografió el segundo vuelo. Mientras tanto, la cámara de navegación en blanco y negro del helicóptero rastrea las características de la superficie debajo.

Además, este vuelo puso a prueba el sistema de navegación autónomo del helicóptero, que realiza esta ruta en base a la información recibida previamente. “Si Ingenuity vuela demasiado rápido, el algoritmo de vuelo no puede identificar el terreno”, explicó la NASA. La bajísima densidad del aire marciano (1% de la atmósfera terrestre) obligó a los equipos de la NASA a diseñar un helicóptero ultraligero, cuyas palas giran mucho más rápido que las de una máquina estándar para despegarlo del suelo.

“Esta es la primera vez que vemos el algoritmo de la cámara funcionando a larga distancia. No se puede hacer esto dentro de una cámara de prueba”, señala, por su parte, MiMi Aung, gerente de proyectos del helicóptero en JPL. La agencia espacial aclara que “las cámaras de vacío en el JPL están llenas de aire tenue, principalmente dióxido de carbono, para simular la fina atmósfera marciana, pero ni siquiera tienen espacio para que un pequeño helicóptero se mueva más de medio metro en cualquier dirección”. Esta cuestión planteaba un importante desafío, destaca la NASA: “¿Seguiría la cámara el suelo como se diseñó mientras se mueve a mayor velocidad en el Planeta Rojo?”. Gerik Kubiak, ingeniero de software del JPL, asegura que muchas cosas tienen que ir bien para eso ocurra.