CORONAVIRUS

Científicos ponen en duda la necesidad de usar la mascarilla al aire libre y con distancia

En España, por ejemplo, hay excepciones en interiores, y las autoridades sanitarias advierten sobre protegerse en estos espacios frente a los exteriores.

Mascarilla aire libre distancia expertos opinión

El pasado 29 de marzo entró en vigor una ley en España que obligaba a la ciudadanía a llevar la mascarilla en todos los espacios exteriores con independencia de la distancia de seguridad que haya. Es decir, aunque estés solo. Mientras tanto, es bastante habitual ver imágenes de personas en restaurantes, oficinas u otros espacios interiores sin la mascarilla. Esta situación provocó las críticas de expertos, que ahora plantean si realmente es necesaria al aire libre.

Por ello, el diario El País ha recogido las visiones de diferentes expertos de primera línea sobre esta cuestión, para analizar si esto es contradictorio y si es verdaderamente útil llevarla en espacios abiertos y sin personas a una distancia cercana.

“Generalmente soy muy radical en la defensa de las normas con un beneficio claro, pero ponerse la mascarilla al aire libre tiene costos importantes y realmente no hay evidencias de sus beneficios”, señala, por ejemplo, el epidemiólogo Marc Lipsitch, director del Centro de Dinámicas de las Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Harvard (EE UU).

Los datos y recomendaciones que pueden apoyar el debate

Por ejemplo, en China, al inicio de la pandemia, un estudio afirmó que de los 318 brotes de coronavirus analizados, 317 habían sido en interiores. Más cerca, a nivel europeo, la agencia dedicada al control de las enfermedades infecciosas, el ECDC, solo recomienda la mascarilla en lugares públicos de interior o en entornos al aire libre con mucha gente. Más concretamente, en Israel, ya se ha eliminado la obligatoriedad de usar la mascarilla al aire libre, al haber vacunado a más de la mitad de la población.

En España, sin embargo, una persona que vaya sola por un espacio exterior debe llevarla. Según recoge el medio citado, un portavoz del Ministerio de Sanidad sostiene que de momento “hay que seguir manteniendo todas las medidas de seguridad”, y otro experto en salud pública considera que hay que esperar a alcanzar un porcentaje mayor de vacunación.

El pasado 25 de marzo, más de un centenar de expertos españoles escribieron una carta pública pidiendo “replantear las recomendaciones de prevención” afirmando que “la probabilidad de contagio al aire libre es al menos veinte veces menor que en interiores”. Entre ellos, José Luis Jiménez, químico de la Universidad de Colorado (EEUU), que reafirma que al aire libre y con distancia no es necesaria.

La visión desde el extranjero

Hace una semana, en la revista The Lancet, un equipo científico liderado por la médica Trish Greenhalgh, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), afirmaba que el virus se transmitía por aerosoles y que había que evitar espacios interiores con no convivientes, aumentar la ventilación, con pocos aforos y mascarillas ajustadas. “Al aire libre solo es necesario ponerse la mascarilla cuando hacemos ejercicio extenuante, por ejemplo al correr, si pasamos muy cerca de otras personas, por ejemplo en una acera”, explica Greenhalgh.

“El contagio solo se podría esperar cuando las personas están cerca la una de la otra, a un metro o menos, y hablando cara a cara, como ocurrió en China en el único caso registrado de transmisión al aire libre. E incluso así el riesgo es mucho menor que en interiores”, sostiene el ingeniero químico Martin Bazant, del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

“Siempre he dicho que al aire libre, cuando uno se está moviendo y puede mantener una distancia razonable, las mascarillas no son necesarias. Por ejemplo, al caminar por un parque, al correr o al montar en bicicleta”, opina la investigadora Lidia Morawska, codirectora del Centro para la Investigación de la Calidad del Aire de Australia-China.

“Estar al aire libre es mucho más seguro que estar en un interior, pero hay que seguir usando mascarilla si no puedes guardar la distancia o si vas a estar en contacto con una persona de un grupo de riesgo de covid grave”, aporta la médica Helene-Mari Van Der Westhuizen, coautora de un estudio en enero sobre el papel de las mascarillas.