CORONAVIRUS

Un informe apunta que la muerte de la profesora de Marbella pudo causarla la vacuna de AstraZeneca

Este documento supone una contradicción al informe preliminar de la autopsia en la que se indicaba que el caso no tenía relación con la dosis.

Un informe apunta que la muerte de la profesora de Marbella pudo causarla la vacuna de AstraZeneca
RITCHIE B. TONGO EFE

El último informe de la autopsia de la profesora de Marbella revela que la vacuna podría ser la causa de su muerte. Así lo adelanta este viernes Diario Sur, lo que supone una contradicción al resultado provisional de la autopsia, realizado el pasado mes de marzo y plasmado en un informe preliminar. En ese documento se indicó que no había relación alguna entre la vacuna contra la COVID-19 y la muerte de esta mujer por una hemorragia cerebral.

La profesora, muy querida en el centro escolar en el que trabajaba, fallecía el pasado 16 de marzo, tan solo dos semanas después de haber recibido la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca para la lucha contra el coronavirus. La víctima no presentaba ninguna patología previa y se encontraba en perfecto estado de salud, según apuntó su círculo más cercano tras su fallecimiento y confirmó su historia clínica tras un estudio de muestras al microscopio y diversos análisis realizados.

El informe ya se ha remitido al juzgado

El primer informe llegó al Juzgado de Instrucción número 1 de Marbella para hacerse cargo de la investigación judicial del fallecimiento de la profesora. Una acción que se realizó tras recibir un escrito de la familia de la víctima en la que pedía al juzgado que se realizara una autopsia para esclarecer todo lo que había ocurrido y aclarar la causa de la muerte de la mujer que había recibido la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca.

Tras unas semanas de investigación, el servicio de Anatomía Patológica ha recibido los resultados de las pruebas complementarias a la autopsia. Observando los documentos, los expertos sugieren que el cuadro de trombosis que presentó la profesora podría guardar relación con la vacuna de la Universidad de Oxford, cuya administración se ha restringido en menores de 60 años. Este nuevo informe ya se ha remitido al juzgado para su análisis.

La profesora acudió hasta tres veces al hospital

La profesora, de 43 años y madre de dos hijos, falleció el pasado 16 de marzo. La mujer acudió hasta tres veces al hospital al no encontrarse bien tras recibir la vacuna de AstraZeneca, lo que achacaron a síntomas secundarios comunes. Sin embargo, la profesora falleció por un episodio que, según expertos, podría encajar con el conocido VIPIT, síndrome de trombocitopenia protrombótica inmune inducida por la vacuna, término que utilizan ya hematólogos alemanes y que es considerada como una reacción adversa muy excepcional.

Sin embargo, tras los resultados preliminares de su fallecimiento, el Gobierno de Andalucía no tardó en indicar que no existía relación entre la muerte de la mujer y la vacuna. De hecho, fue el consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre, en una rueda de prensa el pasado 19 de marzo, quien indicó que no existía "ninguna relación clara y causal entre la vacunación y el fallecimiento”. Eso sí, quiso resaltar que los resultados venían de un informe preliminar.