CORONAVIRUS

Así será la revolucionaria vacuna española: más segura y eficaz

Enjuanes, virólogo del CSIC, da las claves de las próximas vacunas españolas contra la COVID, aunque no llegarán hasta principios del 2022.

Así será la revolucionaria vacuna española: más segura y eficaz
Andreu Dalmau EFE

Luis Enjuanes, químico y virólogo del CSIC, es uno de los implicados en el desarrollo de la próxima vacuna española contra la COVID-19. Pese a la gran esperanza que se ha puesto en estas dosis, el experto avisa de que el proceso de desarrollo es lento y que, lo más probable, es que las pruebas en fase clínica no se completen hasta entrado el 2022. Además, avanza que su desarrollo se basa en dos versiones, una de ellas pensando en la administración intranasal. Toda una revolución vistas las vacunas que hay actualmente en el mercado.

“Estamos preparando dos versiones, una que es intramuscular y otra intranasal. Cuestan menos de aprobar por las agencias que regulan los medicamentos si la haces intramuscular, pero la ruta que realmente es la correcta es la intranasal, con un spray, porque de esta manera se inmunizan las mucosas localmente, que es la mejor forma de inducir la inmunidad que se necesita y en este sitio, que es por donde entra el virus”, comenta Enjuanes en una entrevista durante los Informativos de Antena 3.

Además, insiste en que la vacuna española no tendrá nada que ver con las que conocemos en la actualidad: “Hay algunas características que, claramente, las diferencia de las otras que están ahora en uso. La primera de ellas es que se autoamplifica la dosis porque nuestra vacuna lleva una maquinaria de replicación limitada que permite amplificarlo más de mil veces. A parte, lleva otros antígenos. Otra cosa es la ruta que utilizamos en los experimentos que hemos hecho con el virus: la intranasal. Estas vacunas lo que necesitan son inmunizar, preferentemente, el tracto respiratorio, que es por donde nos entra el virus”.

Asegura que no llegará hasta 2022

Y, pese a las grandes críticas que se han hecho en el último año sobre la financiación a la ciencia, el virólogo del CSIC no le preocupa: “No nos podemos quejar de dinero porque el laboratorio tiene diversas fuentes de financiación. A parte, hemos recibido dinero adicional del Gobierno español y también hemos sacado financiación europea y estadounidense”.

Eso sí, pide calma con la vacuna que, dado lo novedosa que será, necesitan más tiempo para su desarrollo y, sobre todo, su efectividad: “Vamos un poco más retrasados porque la vacuna es de nuevo diseño. Para resumir, creo que hasta principios del año que viene no habremos pasado todas las pruebas, sobre todo los ensayos en fase clínica en humanos de nivel tres, que implica a unas 20 mil o 30 mil personas”.