ACTUALIDAD

Las 'supermanzanas', el plan para tener ciudades más amables

Aunque no nos demos cuenta, el potente ruido de las ciudades puede ser la razón de muchas dolencias. El límite de la OMS es de 55 decibelios.

Las 'supermanzanas', el plan para tener ciudades más amables
Kaspars Upmanis

Vivir en una ciudad tiene grandes ventajas, pero también puede suponer un estrés extra para nuestras vidas. Vivimos con prisas, pendientes de la hora, con atascos, mucha gente a nuestro alrededor y, sobre todo, mucho ruido. Y es que, aunque no seamos conscientes de ello, el ruido es uno de los mayores riesgos ambientales que pueden afectar también a nuestra salud. Por ello, varias ciudades de España trabajan ya desde hace años en crear las conocidas ‘supermanzanas’ y hacer de las ciudades un mejor lugar donde vivir.

Un proyecto que los expertos han calificado siempre como el “más revolucionario y factible del mundo”. Sin embargo, la idea no es nueva y tiene ya su historia. De hecho, el primero en hablar de este término fue Salvador Rueda, presidente de la Fundación Ecología Urbana y Territorial de Barcelona, allá por 1987. Desde entonces, hace ya más de 30 años, el objetivo sigue siendo el mismo: reducir el ruido de las grandes ciudades. En este caso, Rueda se centró en Barcelona, capital que superaba los 55 decibelios que recomendaba la Organización Mundial de la Salud (OMS) para una vida más sana en las grandes metrópolis.

Con ello, la Ciudad Condal fue la primera en comenzar a plantear un proyecto de ‘supermanzana’. Zonas de la ciudad como el Born, Sant Antoni, Poble Nou y Gracià comenzaron a adaptarse, dando grandes resultados. Poco después, ciudades como Vitoria siguen su ejemplo, incluso Quito (México) y Nueva York también siguieron sus pasos.

¿Qué es una supermanzana?

Gabi Martínez, escritor de Naturalmente urbano, explica en su libro el gran proyecto de las supermanzanas. El autor comenzó su investigación sobre el ruido en las ciudades tras quedarse sordo de un oído al paso de una ambulancia, por ello, se centró en conocer cómo afectaba este ruido a la salud de los ciudadanos. En su obra, explica que el primer concepto de “manzana” en el urbanismo fue dado por Ildefons Cerdà en 1859. Esta manzana es una agrupación de viviendas, dispuestas en un cuadrado de 113,3 metros por lado cuyos ángulos se recortan con chaflanes, de modo que la figura tiene forma de octógono.

Además, sus interiores se caracterizan por contar con zonas verdes, un espacio para los vecinos con jardines, parques, terrazas o patios en lo que pasar el tiempo libre y lejos del tráfico de la ciudad que, en estos casos, circula a sus alrededores. De hecho, apunta, que el tráfico rodado es el mayor generador de ruido en las grandes metrópolis, como apuntan en la Revista Ad.

Conociendo lo ya lo que es una manzana, el concepto de supermanzana es muy sencillo: se trata de agrupar nueve de estas manzanas, formando un supercuadrado entre comunidades de vecinos -tres manzanas verticales y otras tres en horizontal-. El objetivo es dejar el tráfico fuera de esa supermanzana, haciendo que el interior de estas zonas cuente con una 16.000 metros cuadrados de espacio libre de coches donde, además, habitarán hasta 6.000 personas. En estas supermanzanas, el tráfico solo estará permitido para cargas o descargas, así como para acceder a un parking que serán, en mayor medida, subterráneos. Además, la velocidad de los coches se reduce a unos 10 km/h.

Y, ¿cómo se llenan estas zonas interiores? Pues como en las manzanas. Los espacios en los que ya no pueda circular el tráfico serán reemplazados con jardines, zonas verdes en las que poder disfrutar del día y, sobre todo, mobiliario para los ciudadanos. Ejemplo de ello es el barrio de Poblenou, en Barcelona, que ha construido zonas de picnic, pistas de petanca, mesas de ping-pong o parques infantiles.

Una mínima inversión

Aunque parezca un proyecto muy difícil de llevar a cabo, los expertos aseguran que no es lo más costoso, sobre todo, para los grandes beneficios que traerá. Rueda asegura que unos 200 millones de euros son suficientes para poner en marcha unas supermanzanas que cubran Barcelona en los próximos cuatro años. De hecho, apunta que colocar señales reversibles son un buen punto de partida, así como mejorar el transporte público, como han hecho ya, con éxito, en ciudades como Vitoria -y sin un gasto de dinero extra-. Simplemente una mejor planificación.

Y es que el ruido puede ser una de las principales causas en problemas de salud de las personas. En el mismo libro, Rueda resalta que el molesto ruido puede provocar alteraciones de orden neurovegetativo, cambios hormonales y estructurales y un aumento de la adrenalina. Es decir, tensión arterial más alta, enfermedades cardiovasculares, insomnio, estrés e incluso alzheimer, entre otras muchas dolencias. Además, la OMS advierte de que uno de cada diez jóvenes sufrirá una pérdida de audición discapacitante en 2050. Un sentido que se debilitará entre los 50 y los 55 años.

Madrid rechazó el proyecto y ahora vuelve a estudiarlo

Siendo la capital de España y una de las ciudades más habitadas del país, Madrid es una de las metrópolis donde el efecto del ruido es más potente. Debido a sus altos niveles de decibelios, ya en 2010, el urbanista José María Ezquiaga planteó el proyecto de las supermanzanas bajo el nombre de Madrid Centro. Una propuesta en la que se pretendía recuperar el 70% del espacio público de las calles en el barrio central de la capital pero que, sin embargo, se quedó estancado y sin una salida.

Diez años después, los cinco grupos políticos del pleno municipal rescataron la idea el pasado julio y ya se está estudiando. Eso sí, no se llevará a cabo en el centro de la ciudad, sino que el Ayuntamiento lo ha llevado hasta Los Berrocales, una área que todavía se encuentra en construcción. Por ello, el propio Ezquiaga, lo considera un error al ser "una zona aún deshabitada y sin grandes posibilidades para que la economía de barrio prospere, porque 'la densidad de población en áreas nuevas es demasiado baja como para que pueda haber comercio en la planta baja de los edificios', tal y como recogía Eldiario.es.