CORONAVIRUS

La clofazimina, fármaco contra la lepra, nueva esperanza contra la COVID-19

Según un estudio preliminar, este medicamento, que está dentro de la Lista de Medicamentos Esenciales de la OMS, podría reducir la carga viral.

Fármaco coronavirus lepra covid-19 clofazimina
Gerard Julien AFP / Getty Images

Se abre una nueva puerta para un medicamento inicialmente destinado a la lucha contra la lepra, la clofazimina. Ahora podría unirse a la batalla contra el coronavirus. Un estudio preliminar afirma que este fármaco, que está controlado por la Organización Mundial de la Salud porque lo tiene incluido en su Lista de Medicamentos Esenciales, tiene una potente actividad antiviral y también puede reducir su respuesta inflamatoria.

Científicos del Instituto de Descubrimientos Médicos Sanford Burnham Prebys (Estados Unidos) y la Universidad de Hong Kong han publicado los resultados de su investigación en la revista Nature, y a raíz de ellos se podría comenzar un estudio en fase 2.

"La clofazimina es un candidato ideal para el tratamiento del COVID-19. Es segura, asequible, fácil de fabricar, se toma en forma de píldora y puede estar disponible en todo el mundo”, defiende Sumit Chanda, uno de autores.

Las claves de la clofazimina

La relación entre este fármaco y la COVID-19 viene de antes. Inicialmente ya se había incluido dentro de un listado con aquellos que podría bloquear la replicación del coronavirus, y este equipo de científicos ya informó en la revista Nature de que era uno de los 21 fármacos que podrían ser eficaces con seguridad en los pacientes.

Ahora, con el nuevo estudio, mediante pruebas en hámsters, se ha constatado que reduce la cantidad de virus en los pulmones y que evita una “tormenta de citoquinas” que es la respuesta inflamatoria al coronavirus que puede causar la muerte.

"Los animales que recibieron clofazimina presentaban menos daño pulmonar y una menor carga viral, especialmente cuando recibían el fármaco antes de la infección. Además de inhibir el virus, hay indicios de que el fármaco también regula la respuesta del huésped al virus, lo que proporciona un mejor control de la infección y la inflamación”, explica Ren Sun, otro de los autores.

Su relación con el remdesivir y su utilidad en el futuro

“La clofazimina podría ayudar a reducir el impacto de la enfermedad, lo que es especialmente importante ahora que vemos que surgen nuevas variantes del virus y contra las que las vacunas actuales parecen menos eficaces”, añade Chanda.

En definitiva, detienen la infección por coronavirus bloqueando la entrada en las células del virus e interrumpiendo la replicación del ARN.

Por otro lado, también se ha comprobado que funciona de manera sinérgica con el remdesivir, que es otro tratamiento que ha sido utilizado con personas hospitalizadas por COVID-19. Los hámsters también han respondido favorablemente ante esta combinación, y es una opción por el alto precio y el suministro limitado del remdesivir.