CORONAVIRUS

El "espectacular" impacto de la vacuna en Escocia

Un estudio reciente ha revelado que las vacunas de Pfizer y AstraZeneca ha reducido las hospitalizaciones por COVID-19 un 85% y un 94%, respectivamente.

El "espectacular" impacto de la vacuna en Escocia
Jeff J Mitchell Getty Images

La vacunación contra la COVID-19 ya ha causado un impacto "espectacular" en Escocia reduciendo drásticamente las hospitalizaciones a causa de esta enfermedad, según revelan los datos preliminares de la campaña de inmunización que se está llevando a cabo en el país.

La investigación, que aún no ha sido revisada por pares, fue elaborada por expertos de cinco universidades (Edimburgo, Strathclyde, Aberdeen, Glasgow y St Andrews) y del organismo sanitario Public Health Scotland, que recabaron información sobre vacunaciones en centros de atención primaria, ingresos hospitalarios, fallecimientos y resultados de laboratorio. Este proceso se llevó a cabo entre el 8 de diciembre y el 15 de febrero, cuando se habían aplicado 1,14 millones de vacunas en Escocia para alcanzar con la primera dosis al 21% de la población del país, según informó el Public Health Scotland.

El estudio respalda la estrategia británica de vacunación

Escocia, como el resto de Reino Unido, tomó la decisión de extender el intervalo entre la administración de dos dosis hasta las 12 semanas para inyectar la primera dosis al mayor número de personas posible. Y parece que la estrategia ha resultado ser muy eficaz.

Tras comprar las hospitalizaciones entre quienes habían recibido esta primera dosis con las de aquellos a los que aún no se les había administrado ninguna inyección, los investigadores encontraron que entre las cuatro y seis semanas después de recibir la dosis inicial, ambas vacunas redujeron considerablemente las hospitalizaciones. En el caso de la vacuna de Pfizer/BioNTech, el descenso fue de un 85%, mientras que la de AstraZeneca/Oxford redujo los ingresos un 94%. Asimismo, la vacunación se asoció con una reducción del 81% en el riesgo de ingreso hospitalario en la cuarta semana para las personas de 80 o más años, uno de los grupos de mayor riesgo debido a la edad.

Estos resultados son muy alentadores y nos han proporcionado grandes motivos para ser optimistas cara al futuro” porque las dos vacunas funcionan “espectacularmente, subrayó en Sky News Aziz Sheikh, director del Instituto Usher de la Universidad de Edimburgo y principal autor del estudio. “Ahora tenemos evidencia nacional, en todo un país, de que la vacunación brinda protección contra las hospitalizaciones por COVID-19. Es necesario acelerar a escala global la inyección de la primera dosis para poder superar esta terrible enfermedad”, añadió.

La promesa de Boris Johnson a los británicos

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, comunicó el recientemente su ambicioso objetivo: haber vacunado a toda la población adulta para finales de julio. “Nos hemos propuesto ofrecer una vacuna a todos los adultos para finales de julio, lo que nos ayudará a proteger antes a los más vulnerables, y tomaremos más medidas para aliviar algunas de las restricciones vigentes”, manifestó. Para ello, lo primero será vacunar antes del 15 de abril a los adultos mayores de 50 años y a las personas con problemas de salud.

De momento, unas 17,5 millones de personas han recibido ya la primera dosis de la vacuna en todo el Reino Unido, mientras que alrededor de 615.000 se han vacunado también con la segunda, especialmente las personas mayores de 80 años.