ACTUALIDAD

Euromillones: se quedan sin los millones por perder el boleto

El plazo para reclamar el importe de un sorteo en España es de 90 días y en caso de no hacerlo, el dinero va directamente a Hacienda.

Los acertantes de la lotería que se quedaron sin cobrar el premio
J. J. Guillén EFE

Como es habitual cada martes, se llevará a cabo el sorteo del Euromillones. Pero este 16 de febrero puede ser histórico, ya que se pone en juego un bote de 179 millones de euros. En caso de existir un único acertante, podría llevarse uno de los premios más altos de la historia. 

Para ello, el agraciado debe acertar cinco números y dos estrellas. Aunque también existen otros premios para los siguientes boletos: aquellos que tengan acertados cinco números y una estrella (5+1), cinco números y ninguna estrella (5+0), cuatro números y dos estrellas (4+2), cuatro números y una estrella (4+1), cuatro números y ninguna estrella (4+0), tres números y dos estrellas (3+2), tres números y una estrella (3+1), tres números y ninguna estrella (3+0), dos números y dos estrellas (2+2), dos números y una estrella (2+1), dos números y ninguna estrella (2+0) y un número y dos estrellas (1+2).

Plazo de tres meses

Si se logra un premio, en España el plazo para cobrarlo es de tres meses desde el día siguiente a la celebración del sorteo. En caso de no hacerlo, el dinero va directamente a las arcas de Hacienda. Pero también puede ocurrir que no se pueda reclamar la remuneración si el boleto está deteriorado o se ha extraviado. Este requisito es fundamental, puesto que su presentación es obligatoria, por lo que se recomienda guardarlo en un sitio seguro.

Existen dos casos muy populares de apostantes que habían ganado millones, pero que acabaron perdiendo su comprobante de apuesta realizada. Martyn y Kay Tott son dos británicos que en 2001 ganaron el bote de 3,4 millones de euros en la lotería nacional británica. 

Transcurridos seis meses, vieron un anuncio con el número premiado y observaron que correspondía a su boleto. No consiguieron encontrarlo, aunque el ordenador de la administración de loterías corroboró que habían comprado dicho billete. Pero tras deliberar durante 45 días, la empresa de loterías Camelot les comunicó que no recibirían el importe del premio. 

Estuvieron hasta cinco años peleando por ganar la batalla en los tribunales, pero no lo lograron: "Perder ese dinero fue una tortura. Durante mucho tiempo perdí el sentido de quién era. Ahora puedo decir que estoy aliviado de no haber recibido los millones. No había garantía de que me diesen felicidad", aseguró Martyn al diario británico Daily Mail.

Mala comprobación

La historia del americano Erick Onyango también fue inverosímil. En 2013 comprobó sus números en la web de la lotería Powerball, y tras observar que no coincidían con los que él jugaba, tiró el resguardo. Aunque lo que realmente había visto eran los del sorteo anterior, ya que la página de la compañía no había actualizado aún los resultados. 

El premio que le correspondía era de alrededor de un millón de euros, pero como nunca pudo encontrar el ticket, no pudo reclamar su premio a la empresa de azar.