Síguenos

SURF

Carlos III y el surf: una curiosa tradición familiar

La historia de la familia real británica con el surf tiene más de 100 años y se remonta a los años 20 en Hawái, con uno de los padres del surfing moderno.

0
Carlos III y el surf: una curiosa tradición familiar
POOL via REUTERS

Aunque el Reino Unido no es el primer sitio en el que alguien piensa cuando se habla de surf, lo cierto es que tiene sus playas para ello. Además, es cierto que en los territorios que forman parte de la Commonwealth sí que hay auténticos paraísos del surfing. Así, los reyes y reinas que han gobernado desde los "inicios del surf" han tenido relación, de una manera u otra, con este deporte. Así lo relatan las fotos y relatos que se pueden ver en el Museum of British Surfing.

Edward VIII, el pionero

En abril el 1920, el hijo mayor de Jorge V y entonces Príncipe de Gales -posteriormente Eduardo VIII- se fue de viaje oficial a Hawái. Con 26 años e impulsado por el mítico Duke Kahanamoku (medallista olímpico en natación y considerado como padre del surf moderno), probó el "surfboarding" en la playa de Waikiki, en Honolulu. Le gustó tanto que ordenó al barco de la armada real británica HMS Renown que volviera en septiembre para un surf trip de tres días. Surfearon dos horas cada mañana y tres por las tardes, explicaba el hermano de Duke en una entrevista en los 50s. Con una tabla de madera de 45 kilos cuya réplica se puede ver en el Museo.

Como curiosidad cabe decir que la relación de Duke con la familia real británica viene de antes. Su padre nació durante la visita del Duke of Edinburgh en 1869 y por ello recibió este nombre. Cuando nació su primogénito le dio su nombre.

Prince Henry y las olas artificiales

El hijo pequeño de Jorge V, el príncipe Enrique, duque de Gloucester, fue el encargado de inaugurar una de las primeras piscinas de olas artificiales de la historia, la Empire Swimming Pool, en el estadio de Wembley, en 1934. Una auténtica obra de ingeniería que permitía hasta regular el tamaño de las olas, dicen. A nivel personal, cuentan que a Enrique le gustaba surfear en otro país de la Commonwealth, Nueva Zelanda.

Isabel II, surfista en Sudáfrica

Cuando Edward VIII abdicó "por amor", fue su hermano Jorge, Duque de York, quien subió al trono. A Jorge VI es al único al que no se le conoce relación con el surf, más allá de que su hija mayor, Isabel, sí que probaría el surf en Sudáfrica, en 1947. La entonces princesa -al poco ya reina Isabel II-, junto a su hermana Margarita, surfeó en King's Beach, con el ministro de gabinete sudafricano Harry Lawrence y su esposa Jean como maestros.

"Surfeando con la Union Jack en honor a Isabel II":El post de homenaje a la difunta reina por parte del Museo del Surf Británico.

Carlos III sigue la tradición surfera

El hijo mayor de la reina, príncipe de Gales, reviviría esa historia con el surf. A principios de los 70s hay imágenes suyas surfeando en Constantine Bay Beach, en Cornwall, la zona surfeara más famosa de Inglaterra. Cuentan en el museo que aparcaba su Aston Martin en una duna y se iba a surfear con una single fin (tabla con una sola quilla) y que los locales se quejaban porque no respetaba las "normas no escritas" del surf.

Otras imágenes famosas de Carlos III con el surf son del noviembre de 1977, de visita oficial por Australia. Allí, en Bondi Beach, hizo caso omiso de quienes le decían que vistiera un neopreno y más tarde confesaría que se arrepentiría de esa decisión. Su profesor fue un chaval de 16 años, Peter Koutouzis, quien explicó a los medios locales que el príncipe de Gales se levantaba y surfeaba pero que era muy lento. Como curiosidad cabe decir que Koutouzis fue de los pocos "plebeyos" que apareció en el libro oficial de bodas de Charles y Diana, cuatro años más tarde.

Peter Koutouzis hablanco con Carlos III:El príncipe, sin neopreno, saliendo de la sesión de surf de 1977 en Australia.

El Príncipe William, el futuro

El actual heredero del trono, hijo mayor de Charles III, aprendió a surfear en St. Andrews (Escocia) en el año 2004. Dicen también que en su despedida de soltero, en 2011, el Duque de Cambridge se fue de surf trip con dos amigos en North Devon. Y que antes, en 1993, él y su hermano habían probado el bodyboard junto a su madre, Diana, durante unas vacaciones en la isla caribeña de Nevis.