Temas del día
Síguenos

Nieve

Ni la pandemia ni la nieve evitan el tradicional descenso en bañadores y bikinis en Rusia

El Boogle Woogle celebró su edición 2021 en la estación de esquí de Rosa Khutor sin restricciones por coronavirus pero con mucha niebla.

Ni la pandemia ni la nieve evitan el tradicional descenso en bañadores y bikinis en Rusia
Rosa Khutor

En 2020, al encontrarse al inicio de la pandemia de Covid-19, la estación de esquí de Rosa Khutor se vio obligada a suspender el festival Boogel Woogle que reúne anualmente a más de 30.000 personas en la estación de esquí alrededor de actividades tan variadas como conciertos, sesiones de DJ, skijumping sobre una piscina en la nieve y varias bajadas temáticas de tipo carnavalesco. 

Cabe recordar que esta estación rusa acogió parte de los Juegos Olímpicos de Sochi, aunque se trata de una zona más conocida por sus balnearios y playas que por el resort invernal. Así, cuando llega el calor y por tanto el momento de poner punto y final a la temporada, celebran un festival que mezcla los deportes de invierno con la indumentaria y las actividades más veraniegas.

En esta ocasión, un año después de la suspensión del festival en 2020, se hizo sin mascarillas ni restricciones por la pandemia de ningún tipo (bares, restaurantes y alojamientos estaban abiertos). Eso sí, los efectos del coronavirus se notaron en la composición de los asistentes al festival: había muchos más rusos que habitualmente, por lo menos en proporción (por la dificultad de viajar al exterior en esta situación) y menos participantes en total.

Una de las estrellas del festival son las bajadas temáticas por las pistas de esquí. Desde el descenso en pijama hasta la bajada en bikinis y bañadores, que en esta ocasión contó con 738 participantes, muy lejos de los récords del mundo que atesora esta misma estación. Este es un buen resumen del festival:

Como se puede comprobar en el vídeo, el Boogle Woogle de este año se vio afectado también por la climatología. Una niebla intensa y 9 grados centígrados provocaron una sensación de frío marcada que de bien seguro echó para atrás a más de una persona para bajar en bikini o bañador por la nieve con sus esquís o su tabla de snowboard.