Síguenos

Surf

"La mayor ola de mi vida en Nazaré y quién sabe si nuevo récord del mundo"

El joven surfista portugués Tony Laureano, criado en la ola más grande del mundo, publica una nueva candidata a los Guinness World Records.

"La mayor ola de mi vida en Nazaré y quién sabe si nuevo récord del mundo"
YouTube

Unas semanas atrás vimos al estadounidense Mason Barnes postulándose como candidato al récord del mundo de surf más increíble: el de la ola más grande jamás surfeada. Unos días atrás lo hacía el brasileño Lucas 'Chumbo' Chianca. Y hoy le toca al portugués Tony Laureano. Todos ellos en Nazaré (Portugal), el mismo día de octubre, el 29, con la llegada de las olas del huracán Epsilon, convertido en borrasca post tropical en el Atlántico Norte.

No parecía que ninguno de ellos hubiera logrado el ansiado sueño de surfear una ola de 30 metros de altura, aunque en el caso de 'Chumbo' un experto en oceanogfaría física aseguraba que había logrado superar los 29 metros. En cualquier caso será la World Surf League y la gente de Guinness World Records quienes determinen este récord en la próxima entrega de los WSL Big Wave Awards 2021. Hasta entonces todo serán especulaciones e hipótesis. La última es de la Faculdade Motricidade Humana de la Universidad de Lisboa, con el profesor Miguel Moreira a la cabeza, que deja en 30,9 metros la medición de la ola gigante del surfista portugués.

Haya superado o no los 30 metros (los expertos dirán), lo que queda claro es que Tony Laureano se une a la lista de candidatos al récord del mundo. En declaraciones a medios portugueses, explica que ese día se encontraba en el agua con su padre, quien en la última ola de un set gigante preguntó "¿quieres ir?" y le respondió "sí, claro". Después, "comencé a bajar y a ganar velocidad, a ir más rápido que nunca, y tras unos saltos, comencé a notar una mezcla de adrenalina y felicidad mientras la gente aplaudía y gritaba", relata.

El caso es que ese día reconocen que "nunca había visto el mar tan grande"; y una cosa es que eso le ocurra a él, que tiene 18 años, pero su padre, un mito en el mundillo de surf, afirmaba lo mismo. Y claro, estas olas tan grandes y tan limpias -sin viento, con sol, largos períodos- le vinieron muy bien a un chico que afirma que "mi objetivo es, sin duda, surfear la mayor ola del mundo, y si lo estoy a punto de conseguir al inicio de mi carrera... significa que voy por el buen camino". Dentro de unas semanas veremos si tiene que buscarse un nuevo objetivo para el resto de su prometedora carrera en el surfing de olas gigantes.