Competición
  • Vuelta a España
  • Serie A
Síguenos

Aventura

Un hombre se precipita 245 metros por la caldera de un volcán en EEUU y sobrevive

Un hombre se precipita 245 metros por la caldera de un volcán en EEUU y sobrevive

Josh Shalek

El excursionista se saltó las señales de peligro para adentrarse en la zona. Después de precipitarse por una de sus altas laderas, el hombre consiguió sobrevivir.

¿Te imaginas caer dentro de un volcán y vivir para contarlo? Este es el caso de este excursionista que, después de realizar una ruta –saltándose toda señal de prohibición- para llegar al cráter de un antiguo volcán de Oregón, ha conseguido salvar el pellejo después de precipitarse por las escarpadas laderas de este legendario enclave situado en el Crater Lake National Park de Estados Unidos.

Las señales de peligro están por todo el parqueUna de las señales que alertan del peligro de caída por las laderas del cráter del volcán Monte Mazama.

Y qué caída. Después de precipitarse por los 245 metros de ladera que conforman este gigantesco cráter el hombre en cuestión no solo sobrevivió a la estrepitosa caída sino que pudo desplazarse por su propio pie a un lugar más accesible para facilitar el rescate al helicóptero de salvamento MH-65 Dolphin de la U.S Coast Guard. Una drástica –y peligrosa- medida ante la imposibilidad de un rescate por tierra por parte de los servicios del mismo parque natural.

Como dato curioso, más allá del increíble hecho de salvar la vida después de tal caída en picado, cabe decir que enclave representa uno de los lagos más profundos del planeta llegando a 600 metros de profundidad en algunos puntos del mismo. Algo que las autoridades del parque advierten debido a la peligrosidad que supone acercarse a las intermitentes “orillas” que componen el lago de este antiguo volcán.

¿Qué es una caldera volcánica?

Una caldera volcánica es una gran depresión, distinta de un cráter, causada por diferentes factores, como pueden ser el hundimiento de una cámara magmática o por deslizamiento: se originan cuando un edificio volcánico aumenta mucho su altura respecto a su base, volviéndose inestable y desplomándose a favor de la gravedad. En sentido estricto y para hacerse una idea visual, una caldera volcánica es un cráter de proporciones mayores a las normales. Un buen ejemplo es el de Las Cañadas del Teide en Tenerife. 

Un ejemplo más de cómo saltarse las normas de seguridad puede acabar en una terrible tragedia. Esta vez, por suerte, la historia ha acabado en final feliz con el protagonista recuperándose en el hospital. Un hecho inaudito ya que pocas personas en el mundo pueden jactarse de sobrevivir a una caída de tantísima altura… ¡Qué gran suerte para él que el volcán no estaba activo!