GIRO DE ITALIA | ETAPA 20

El hijo de un escolta del juez Falcone alcanza la cumbre

Caruso habla con orgullo de su padre, que trabajó como guardaespaldas de Falcone en los años de plomo. También recibió una sanción por dopaje.

Italia
El hijo de un escolta del juez Falcone alcanza la cumbre
Jesús Rubio

Nacido en Ragusa, Sicilia, el 12 de octubre de 1987, Damiano Caruso alcanzó en Alpe Motta dos objetivos de “toda una vida”: “Mi primera victoria en el Giro (también en una grande) creo que aseguró también mi presencia en el segundo peldaño del podio de la carrera. Se trata del sueño de cualquier niño italiano. Faltan 30 kilómetros de contrarreloj, pero está en mi mano”. Segundo en la general, a 1:59 de Egan Bernal y con 1:24 de ventaja sobre Simon Yates, tercero, Caruso partió de Turín como gregario, y recogió los galones en el Bahrain (por el que fichó en 2019) tras la caída y abandono de Mikel Landa. Sobre esta situación se expresa con total sinceridad: “Por supuesto que hubiera sido diferente con Mikel aquí, aunque, honestamente, para mí no sé si sería mejor que él siguiera en liza”.

Caruso accedió a profesionales en 2009 con el LPR Brakes. En octubre de 2011, el Comité Olímpico Nacional Italiano (CONI) solicitó una sanción de dos años para él por una infracción de dopaje cometida en 2007. En febrero de 2012 se le impuso una suspensión retroactiva de doce meses, lo que le permitió regresar sin perder tiempo de competición, pero sus resultados de 2011 quedaron anulados. “Aquello forma parte del pasado”, despeja habitualmente.

Sobre su familia y su día a día en Sicilia sí habla más abiertamente. “Mi padre se incorporó a la policía después de su servicio militar, no tenía trabajo y se encontró en Palermo en 1984 como escolta del juez Falcone, durante la época de plomo, con sólo 19 años. Me habla de ello con orgullo, con la sensación de pertenecer a momentos históricos. Falcone fue el primero en luchar abiertamente contra la mafia, y mi papá arriesgaba la vida por 600 euros al cambio”, se confesó Caruso en una entrevista con L’Équipe. A los 33, continúa en su isla y reside en Punta Secca, a 200 metros de la villa del inspector Montalbano, el personaje creado por Andrea Camilleri. En su currículum figuraban top-tens en Giro (octavo en 2015), Tour (décimo en 2020), Vuelta (noveno en 2014) y Mundial (décimo en 2020), y únicamente dos triunfos anteriores: una etapa en Coppi & Bartali en 2013 y el Circuito de Getxo de 2020. De cara al futuro se muestra ambicioso: “Iré a los Juegos Olímpicos y haré la Vuelta con la máxima motivación”.