CICLISMO

Borghesi, tras su expulsión en Flandes por tirar un bidón: "Me siento como una criminal"

La ciclista italiana fue descalificada por lanzar un bidón fuera de las zonas permitidas, al igual que sucedió con Michael Schär durante la prueba masculina del Tour de Flandes.

La ciclista italiana Letizia Borghesi, antes de tomar la salida en el Tour de Flandes femenino.
Instagram @leti.borghesi

La nueva norma de la UCI sobre las zonas para arrojar bidones y otros envoltorios de comida o geles que los ciclistas consumen durante cada carrera sigue generando polémica. Y es que Michael Schär no fue el único ciclista descalificado el pasado domingo en el Tour de Flandes por darle un bidón a unos aficionados fuera de las zonas delimitadas para ello.

En la carrera femenina la ciclista italiana del Aromitalia - Basso Bikes Letizia Borghesi fue descalificada por este mismo motivo en el tramo final de la carrera por arrojar un bidón fuera de las zonas habilitadas para ello.

La propia Borghesi describió lo sucedido en su cuenta de Instagram y reconoció su error aunque lamenta que su expulsión se produjese en el tramo final de carrera cuando marchaba entre las treinta primeras. "Ayer en el Tour de Flandes me descalificaron por tirar un bidón fuera de las zonas permitidas después de la entrada en vigor de las nuevas normas de la UCI. Me equivoqué y siento mucho lo que pasó, pero al final de una carrera tan dura como esta (iba en la posición 30), cuando vas al 110% y estás gastando toda la energía que te queda no se piensa con tanta claridad. Nos habían explicado bien las reglas, pero el gesto que hice, que hasta el 31 de marzo para nosotros era normal, me vino automáticamente".

Sin embargo Borghesi criticó la rigurosidad con la que se aplicó el nuevo reglamento de la UCI y el excesivo castigo que se le impuso cuando hay otras cosas más graves que no son castigadas, además de lamentar el hecho de que los niños ya no puedan recoger sus bidones durante todo el recorrido. "Pienso también que la descalificación es un castigo excesivo y la multa que me pusieron lo es aún más, ya que no ganaría ese dinero ni aunque hubiera vencido en el Tour de Flandes. Por este gesto inconsciente me hicieron sentirme como una criminal y creo que pasan cosas mucho más graves que esto que habría que castigar. Los bidones no contaminan porque las recogen los niños y los aficionados y creo que ver la sonrisa de un niño cuando recoge un bidón a orilla de la carretera no tiene precio. Con esta nueva regla veremos menos sonrisas y esto no es bueno para el ciclismo. En cuanto a los envoltorios y geles, sí estoy de acuerdo en que no se deben tirar al medio ambiente. Dicho esto, me disculpo por haber violado la nueva regla y seguramente no se repetirá lo ocurrido".