CICLISMO

Geraint Thomas podría volver a la París-Roubaix en 2022

El ciclista británico dejó caer esta opción durante una entrevista con Tom Boonen. Thomas ya brilló sobre los adoquines antes de consolidarse en las grandes vueltas.

Tom Boonen, Geraint Thomas y Bert De Backer ruedan durante un tramo de pavés en la París-Roubaix 2014.
ERIC FEFERBERG AFP

Geraint Thomas quiere sumar otro gran logro a su exitoso palmarés en el mundo del ciclismo: la París-Roubaix. En una charla en su podcast con toda una leyenda de los adoquines como es Tom Boone, el ciclista galés del Ineos confesó que quiere buscar una oportunidad para ganar una de las carreras más bonitas del calendario para él.

Thomas confesó que sigue manteniendo ese deseo aunque también destacó las dificultades que suponen las carreras de un día. "Sin duda, todavía tengo ese ardiente deseo de intentarlo otra vez. Espero que sea el año que viene. Lo que pasa con las carreras de un día es que todo se juega en ese recorrido y es muy espontáneo. En las pruebas por etapas, especialmente en las grandes vueltas, está todo más controlado, pero en las carreras de un día tienes que vaciar el tanque".

El ciclista galés mostró su admiración por la dureza del 'Infierno del Norte' y dio varias claves sobre qué se necesita para brillar. "Es una carrera increíble. Es única, no hay otra igual en el mundo. Lo importante es tener una gran potencia entre tres y cinco minutos, recuperarse y luego acelerar de nuevo. No creo que se tarde más de cinco minutos en completar el sector más largo. Roubaix muchas veces es un gran esprint en los tramos adoquines en busca de las posiciones porque quieres estar delante y evitar contratiempos. Pero se trata de ser un corredor potente, explosivo y ser capaz de recuperarse".

Thomas hizo especial hincapié en el tramo del bosque de Arenberg, una de las señas de identidad de la París-Roubaix. "El bosque de Arenberg es increíblemente mental. Pasas de un asfalto liso al sector de adoquines más loco. Está como en una bajada y entras a 65 km/h. Es como un esprint en el buscas una posición y buscas velocidad. Dejas que la bici se vaya porque no la puedes controlar. Ese sector es increíble".

El pasado en el pavés de Geraint Thomas

Antes de consolidarse como todo un especialista en grandes vueltas, Geraint Thomas ya dio que hablar durante varios años por sus actuaciones en las carreras sobre adoquines. En 2004 el galés se proclamó campeón de la París-Roubaix Juniors, superando a corredores como Ian Stannard. Ya como profesional, en 2014 logró dos Top-10 en el Tour de Flandes (octavo) y París-Roubaix (séptimo) antes de convertirse en uno de los gregarios de lujo de Chris Froome y de ganar el Tour de Francia en 2018. Ahora, y tras varios años sin acudir a Roubaix (no lo hace desde 2018), Thomas volverá en 2022 al 'Infierno del Norte' para conquistar el ansiado adoquín.