CICLISMO | PARÍS-NIZA

Bissegger se presenta en la élite en una buena crono de Roglic

El suizo de 22 años dio la sorpresa en la contrarreloj de París-Niza, en la que Roglic, en su tercer día de competición, sacó diferencias entre los aspirantes a la general.

Bissegger se presenta en la élite en una buena crono de Roglic
ANNE-CHRISTINE POUJOULAT AFP

Tal es la irrupción de las jóvenes hornadas en el ciclismo, que en todas las carreras aparecen nombres aún en edad de competir en categorías inferiores, que se presentan como firmes realidades. Y lo hacen en pruebas World Tour, ante los mejores del mundo. Ese fue el caso del suizo Stefan Bisseger, un suizo de 22 años que se llevó el triunfo en la contrarreloj de la París-Niza y se colocó como nuevo líder. Una apuesta del EF que ya le da resultados y confirma la proyección a la que apuntaba con logros como una plata Sub-23, una etapa en l'Ain y otra en el Porvenir de 2019, y que la pasada temporada también avisó siendo segundo en la crono del BinckBank Tour y la plata europea Sub-23. 

Roglic, durante la crono.

No obstante, su triunfo sorprendió, aunque ya fue segundo en la contrarreloj del Tour UAE, pero es que se impuso a rodadores contrastados de la talla de Remy Cavagna, Rohan Dennis... o un Primoz Roglic que aprobó con nota su primer test importante en el que es su tercer día de competición. El esloveno, que se probaba con la cabra, marcó buenos tiempos en el trazado de 14,4 km y varios repechos, en el que acabó tercero y sólo le separaron siete segundos del triunfo.

Clasificación de la tercera etapa.

La lectura más positiva para el ganador de La Vuelta también residió en las diferencias que marcó ante otros teóricos aspirantes a esta París-Niza. Metió 13" a su compañero Kruijswijk, otro que acabó con buen sabor de boca; 15" a Ion Izagirre, el mejor español, y Schachmann; 16" a Vlasov... y 38" a un Tao Geoghegan que fue el peor parado.

Clasificación general.

Este miércoles, montaña

Y tras la criba que realizó la contrarreloj, este miércoiles la París-Niza vive su cuarta etapa, primera en terreno montañoso con una etapa en la que se subirán seis puertos de segunda categoría antes de la meta en alto en una ascensión de primera categoría, Chiroubles (7,4 km al 5,9%).