CICLISMO

Aprobados y suspensos de las estrellas del pelotón en 2020

El cierre de la temporada ciclista sirve para valorar cómo le ha ido a los grandes corredores del panorama actual en este atípico 2020 del virus.

Aprobados y suspensos de las estrellas del pelotón en 2020
ANNE-CHRISTINE POUJOULAT AFP

Con la Vuelta, la temporada ciclista 2020 acabó. El año más atípico de la historia reciente, tanto para la sociedad como para el deporte, supuso un desafío. Las tres grandes rondas se disputaron bajo estrictos protocolos de seguridad, con más o menos dudas sobre sus burbujas. También se celebraron cuatro de los cinco monumentos, con la ausencia de la París-Roubaix debido a la evolución de la pandemia en Francia.

En todas estas carreras se ha podido disfrutar de un alto nivel. El aficionado ciclista ha presenciado eventos repletos de emoción, igualdad y, sobre todo, mucha calidad. Los brotes verdes en el pelotón son más que evidentes y el ciclismo puede estar orgulloso del espectáculo ofrecido en este 2020. La temporada ha servido para consagrar a varios ciclistas, descubrir a otros y, también, para ver cómo unos cuantos corredores no ofrecían lo esperado. Así les ha ido el año a las principales estrellas del pelotón.

Sobresaliente

-Primoz Roglic: el esloveno ha sido el nombre propio de las grandes vueltas este año. No disputó ninguna carrera antes de la pandemia, y en el regreso de la competición ha sido uno de los más activos. Campeón nacional, en agosto se llevó el Tour de l'Ain en su preparación para el Tour. Siguiendo esta puesta a punto, abandonó Dauphiné cuando era líder de la general por una caída para evitar males mayores. En el Tour de Francia dominó durante gran parte de la carrera, pero en la penúltima etapa perdió el maillot amarillo en una fatídica contrarreloj. Roglic no se rindió, finalizó en sexto lugar en el Mundial, ganó la Lieja-Bastoña-Lieja en un surrealista final ante Alaphilippe y, finalmente, llegó a la Vuelta a España, donde se llevó cuatro etapas y su segunda general consecutiva. Termina el año como el número uno en el ranking UCI.

-Tadej Pogacar: el hombre que ha sido capaz de arrebatarle el Tour de Francia a Roglic. El también esloveno venía de dejar buenas sensaciones en la Vuelta del año pasado, y en 2020 se confirmó como uno de los ciclistas con más presente y futuro del mundo. Con 22 años recién cumplidos, Pogacar ya tiene en su palmarés un Tour, conseguido de la manera más épica posible. Antes de la pandemia, ganó la Vuelta a la Comunidad Valenciana y fue segundo en el UAE Tour. Estuvo cerca de entrar en el top-10 de la Strade Bianche (13º) y Milán-San Remo (12º), y sí lo pudo hacer en la Flecha-Valona (9º) y Lieja-Bastoña-Lieja (3º). No corrió la Vuelta a España.

-Wout van Aert: el belga cada vez está más concentrado en el ciclismo de carretera que en el ciclocross, y sus resultados así lo demuestran. En la que era solo su segunda gran vuelta, deslumbró en el Tour con dos triunfos de etapa y un gran trabajo de equipo. Su regreso tras la pandemia fue brillante, y encadenó victoria en Strade Bianche, tercero en Milán-Turín, primero en Milán-San Remo y victoria en la primera etapa de Dauphiné. Después del Tour fue segundo en el Mundial (tanto en contrarreloj como ruta) y en el Tour de Flandes.

-Julian Alaphilippe: el francés tuvo un inicio de año discreto, donde los buenos resultados le fueron esquivos. Pegó al palo en la Milan-San Remo, donde sólo un sensacional Van Aert le privó del triunfo en el esprint. Pero el tramo final de curso fue excelente, con un triunfo de etapa en el Tour y el ansiado maillot arcoíris de campeón del mundo, merced a una exhibición en solitario en los kilómetros finales. Protagonizó un esperpéntico final en la Lieja que finalmente se llevó Roglic, después se desquitó en la Flecha Brabanzona desde lo más alto del podio y puso fin al año con una terrible caída en el Tour de Flandes al impactar contra una moto.

Notable

-Mathieu Van der Poel: al igual que Van Aert, su gran rival en el barro, cada vez presta más atención a la competición de carretera. Con contrato con el Alpecin hasta 2023, se espera verle más a menudo en las mejores citas ya que su equipo se ha asegurado la presencia en las tres Grandes Vueltas al conquistar el ranking UCI en categoría Continental.  Volvió a la competición quedándose fuera del top-10 de Strade Bianche, Milán-Turín y Milán-San Remo, pero sí lo hizo en Gran Piemonte (3º) y Lombardía (10º). Se proclamó campeón neerlandés, y sumó una victoria en Tirreno-Adriático y una en BinckBank (y la general) antes de coronarse en Flandes. Su primer monumento lo conquistó en un bello mano a mano contra Van Aert.

-Remco Evenepoel: la perla belga ha firmado un año espectacular en el que se ha asentado en la élite mundial con apenas 20 años. Sus números son prácticamente inmaculados ya que consiguió triunfos de etapa y generales en todas las carreras que logró terminar: Vuelta a San Juan, Algarve, Burgos y Polonia. Sólo la fractura de pelvis sufrida a causa de un terrible accidente durante el Giro de Lombardía pudo frenarle.

-Tao Geoghegan Hart: el británico fue el artífice de que el Ineos salvase la temporada en las grandes vueltas. Ante la ausencia de estrellas de renombre, Tao se destapó en el Giro de Italia al conquistar dos etapas y la clasificación general. Con 25 años y unas fantásticas dotes para la montaña y la contrarreloj, el británico augura un brillante futuro.

-Richard Carapaz: el ecuatoriano se quedó sin la posibilidad de revalidar su Giro de Italia por la planificación de su equipo, que le condujo al Tour de Francia como gran apoyo para Bernal. Allí brilló en fugas hasta que consiguió un doblete para Ineos junto a Kwiatkowski, a quien prácticamente regaló el triunfo de etapa. Después brilló en la Vuelta para ser segundo en Madrid, apretando a Roglic hasta los últimos metros de la Covatilla.

-Hugh Carthy: el británico ha pasado de ser un semidesconocido para muchos a estrella del pelotón. Incluso él ya es consciente de su verdadero potencial en las grandes vueltas tras finalizar la pasada Vuelta a España en tercera posición ante rivales de altísimo nivel como Roglic y Carapaz. Su triunfo en el Angliru queda guardado para la historia del ciclismo.

-Jakob Fuglsang: pese a no conseguir los resultados que se esperaban de él en el Giro de Italia, donde partía como gran favorito, el danés ha firmado una de sus mejores temporadas. Estrenó su palmarés en lo que a Monumentos se refiere al ganar el Giro de Lombardía, además de ganar dos etapas y la general de la Vuelta a Andalucía ante un correoso Mikel Landa. También concluyó los Mundiales con un meritorio 5º puesto en la prueba en ruta.

-Jai Hindley: el australiano ha sido uno de los grandes descubrimientos de la temporada. A sus 24 años ha subido por primera vez al podio de una gran vuelta tras acabar el Giro en segunda posición, sólo superado por Tao Geoghegan en la contrarreloj final de Milán. Tiene que mejorar en contrarreloj, pero sus condiciones como escalador son extraordinarias. Triunfo de etapa en la Corsa Rosa y la general del Herald Sun como mejores logros.

Aprobado

-Mikel Landa: un año más, el curso del español fue un 'querer y no poder'. En su primer año como líder absoluto en una escuadra, el vasco ha cerrado la temporada sin triunfos, aunque casi siempre ha estado metido muy de lleno en la pelea por los puestos de privilegio. Subió al podio en Andalucía, Burgos e igualó su mejor posición en el Tour de Francia (4º). Su actitud ofensiva y valentía sí que han conseguido levantar del asiento a más de uno.

-Enric Mas: el balear ha firmado un curso con resultados respetables en las grandes vueltas, pero al contrario de un 2019 en el que se llevó la victoria en el Tour de Guangxi, este año se marchó de vacío. Mejoró notablemente su rendimiento en el Tour con un ilusionante 5º puesto en el Tour, cosa que no pudo lograr en la Vuelta ya que se le hizo larga la tercera semana por el desgaste acumulado. Su mejor actuación llegó en el Angliru y estuvo cerca del triunfo.

-Miguel Ángel López: el colombiano salvó el año gracias a un triunfo sensacional en el Tour de Francia, con una exhibición en el Col de la Loze. Era su primera participación en la Grande Boucle y llegó en podio a la contrarreloj final, aunque acabó perdiéndolo en una disciplina que sigue siendo su gran talón de Aquiles (6º en la general). También ganó etapa en el Algarve, donde subió al podio.

Suspenso

-Alejandro Valverde: hablamos casi con toda seguridad de la peor campaña del murciano en toda su carrera deportiva. Finaliza 2020 sin ninguna victoria, ni etapa ni generales, algo totalmente impropio de su calidad. Lo que es innegable es que los años pasan, hasta para el Bala.

-Egan Bernal: el colombiano llegó al Tour con la vitola de gran favorito, aunque dejó muchas dudas por unos problemas de espalda sufridos previamente en el Dauphiné. Sea como fuere, Bernal no llegó a la Grande Boucle en su mejor condición para tratar de revalidar su corona y ante la falta de fuerzas terminó retirándose. Desde entonces no volvió a competir. Sólo ganó una carrera menor como la Ruta de Occitania.

-Tom Dumoulin: alejado de la competición por problemas de salud, el neerlandés regresó este año al pelotón como flamante fichaje del Jumbo-Visma, aunque no ha estado a la altura de las expectativas generadas. En el Tour sí se mostró como un gregario importante para Roglic e incluso finalizó 7º en la general, pero en el resto de carreras no ha dado la talla. En la Vuelta ni siquiera pudo ayudar al esloveno porque fue incapaz de doblegar a la fatiga, por lo que abandonó en la etapa 8.

-Nairo Quintana: el colombiano mostró ilusiones renovadas en las filas del Arkea tras su salida del Movistar y los resultados no se hicieron esperar en el conjunto francés. Nairo venció en carreras de perfil bajo como Tour de la Provence y Tour de los Alpes, y firmó su mejor actuación ganando la etapa reina de la París-Niza. Sin embargo, su nivel bajó notablemente en las carreras más importantes: retirada en Dauphiné y 17º en el Tour. Acabó salpicado por una investigación de dopaje hacia su equipo en la Grande Boucle.

-Chris Froome: el británico nacido en Kenia volvía a la carretera en 2020 con la intención de despejar el interrogante sobre su estado de forma. ¿Sería capaz de recuperar su mejor nivel tras el terrible accidente sufrido en el Dauphiné? A las primeras de cambio se vio en el UAE Tour y futuras pruebas, que Froomey no estaba en condición de ser ni tan siquiera gregario de Bernal o Thomas, mucho menos de competir por triunfos o generales. Cero triunfos para él.

-Geraint Thomas: la tercera punta de lanza del conjunto Ineos, demostró este año que apenas quedan reductos de aquel corredor que conquistó el Tour de Francia en 2018. Se marchó de vacío en cuanto a victorias y alejado del nivel mostrado por los 'gallos' del pelotón. Su mejor resultado es el segundo puesto de la Tirreno-Adriático. Cuando parecía que llegaba al Giro a buen nivel, una durísima caída en la cuarta etapa puso fin a su temporada.

-Steven Kruijswijk: uno de los peores años que se recuerdan en la carrera del neerlandés. Sólo ha corrido tres carreras este curso y abandonó en dos de ellas: Dauphiné y Giro. La caída que sufrió en la carrera francesa marcó su campaña con una paupérrima aportación al Jumbo-Visma: sólo 2427 km en 16 días de competición.

-Vincenzo Nibali: el italiano se encuentra en una situación similar a la de Alejandro Valverde, y es que los años para él tampoco pasan en balde. Ninguna victoria en el curso 2020 para el Tiburón, cuyo nivel dista muchísimo de aquel que le condujo a conquistar las tres grandes vueltas. Llegó al Giro con aspiraciones de podio y sólo pudo ser 7º. Su mejor actuación, el 4º de la general en París-Niza.