CICLISMO | DAUPHINÉ

Los corredores protestan por la falta de seguridad en carreras

La quinta etapa del Dauphiné fue neutralizada en sus 10 primeros kilómetros por los ciclistas como protesta ante los últimos incidentes sucedidos.

Los corredores protestan por la falta de seguridad en carreras
ANNE-CHRISTINE POUJOULAT AFP

Los corredores del Critérium del Dauphiné, con el apoyo de la Asociación de Ciclistas Profesionales (CPA), han neutralizado los primeros 10 kilómetros de la quinta etapa de la carrera francesa en protesta por el peligroso recorrido planteado por la organización en la cuarta etapa.

Los corredores han enviado una señal de protesta a los organizadores y a la UCI, refiriéndose también a las caídas y accidentes graves ocurridos durante las últimas carreras, exigiendo una mayor atención a su seguridad.

La CPA pide a la UCI y a todas las partes del ciclismo que creen una mesa de negociación para revisar las regulaciones siempre que tengan un efecto concreto tanto en términos de prescripción como de sanciones hacia los organizadores, con el fin de proteger la integridad física de los corredores y puedan realizar su trabajo con total seguridad.

Dumoulin: "La bajada de ayer en Dauphiné fue vergonzosa"

La cuarta etapa del Criterium Dauphiné resultó ser muy accidentada, con caídas del líder Primoz Roglic y de dos hombres importantes como Steven Kruijswijk y Emanuel Buchmann, que se vieron obligados a abandonar la carrera. Kruijswijk lo hizo con un hombro dislocado, y Buchmann presentó abrasiones profundas. También se vio afectado Gregor Mühlberger, quien está a la espera de que se confirme una fractura en su brazo.

El incidente se produjo en el descenso del Col de Plan Bois, puerto de primera categoría por el que pasó la etapa. Dicha bajada se presentaba como muy peligrosa antes de la carrera y, tras lo sucedido ayer, los compañeros del holandés del Jumbo-Visma han criticado duramente el descenso del puerto. "Fue una vergüenza que esa bajada estuviese en la carrera. Era muy difícil, y los dos o tres primeros kilómetros estaban llenos de grava, baches, saltos en la carretera, caídas del 15%. Que sigan poniendo cosas así en una prueba... Estoy muy enfadado por ello y lo siento por Stevie, que se tiene que ir a casa cuando estaba en un buen momento. Espero que esté bien para el Tour, aunque incluso si llega esto no es lo mejor para su preparación", dijo un duro Tom Dumoulin.

El Jumbo sabía de la peligrosidad de la bajada, pero ni siquiera eso evitó que perdieran a uno de sus hombres más importantes. "Esta bajada nunca debería estar en una carrera. Estábamos luchando con varios equipos por ir en primera posición y lo conseguimos, pero llegó Groupama y se pusieron primeros. Apareció la grava  en el suelo y Kruijswijk se resbaló", sentenció el holandés,

Dumoulin no fue el único corredor de la formación amarilla en criticar la bajada del Col de Plan Bois. Wout van Aert, ganador de la primera etapa del Dauphiné, también reprendió a la organización por plantear un recorrido así. "Espero que esté bien y que vuelva lo más pronto posible para seguir con el plan para el Tour. Fue una caída desafortunada en una verdadera estúpida carretera", dijo el belga.

Incluso el directo deportivo del Jumbo, Grischa Niermann, habló y coincidió con sus corredores. "Los ciclistas lo vieron mejor que yo, que solo vi a Steven en el suelo. Pero el asfalto estaba incluso resquebrajado en algunas partes durante un kilómetro, era muy peligroso. Se cayó en una curva y se dislocó el hombro, solo pudieron colocárselo en el hospital. Tendremos que esperar a ver cómo evoluciona", subrayó Niermann.